4 EMPRESAS MEXICANAS QUE EXTINGUEN SU PRESENCIA EN VENEZUELA

0
12

Con el grito de “Yo quiero una Venezuela libre”, el pasado 30 de enero millones de personas salieron a las calles en todo el país sudamericano para manifestarse en contra de Nicolás Maduro.

La tensión social es causada por el desastre económico que viven los habitantes de ese país, pues su PIB se contrajo 18 por ciento en el 2018, según datos del FMI, organismo financiero internacional que también estima que los precios al consumidor subieron un millón 370 mil por ciento el año pasado.

A pesar del entorno –incluido el desabasto de materias primas y huelgas permanentes de trabajadores–, Coca-Cola FEMSA (KOF), Mexichem, Grupo Bimbo y Xignux han logrado mantener sus operaciones en ese país, mientras que otras compañías mexicanas como Cemex, Aeroméxico, Metalsa y Gruma optaron por salir de ese mercado en los últimos años y bajo distintas formas.

Aunque en 2009 Venezuela representó en promedio cerca del 10 ciento de los ingresos consolidados de las cuatro compañías, las últimas cifras disponibles y desglosadas –de 2017–, revelan que el porcentaje bajó a 1.6 por ciento.

Esto provocó que algunas empresas como KOF dejaran de consolidar la operación venezolana dentro de su estado de resultados y registrarla solo como una inversión.

Analistas señalaron que si bien las cuatro ‘firmas aztecas’ mantienen su producción en Venezuela y siguen como líderes en los sectores en que participan, operan al mínimo de su capacidad ante la falta de insumos, incluso hay días que detienen la operación por falta de materia prima.

“Las empresas optan por operar aunque sea con un margen de ganancia pequeño, eso es mejor que no operar y dar por perdidos los activos, pues sería algo que no recuperarían”, indicó Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Por su parte, Erick Medina, analista de Intercam Casa de Bolsa, explicó que algunas empresas separaron a Venezuela de sus resultados para que los inversionistas pudieran apreciar mejor su operación en la región de Latinoamérica en los reportes.

“Venezuela generaba mucha volatilidad en sus resultados –al ponerlos en valores reales–, por tanto, optaron por ponerla como una inversión más”, agregó.

Analistas de Banorte consideraron que los mayores costos de operación en que incurren las empresas –por la escasez de insumos– los trasfieren vía precios al consumidor venezolano, quien paga como puede por los productos.

Tras un acuerdo con el sindicato de trabajadores, en diciembre pasado KOF logró mantener sus operaciones en Venezuela, donde posee 70 por ciento de participación en el mercado de refrescos.

Hace una década, ese país llegó a representar el 21.8 por ciento de sus ingresos consolidados. Sin embargo, en 2017 –antes de que lo desconsolidara–, solo pesaba 4 por ciento.

En ese país, la firma opera cuatro plantas, 26 centros de distribución y emplea a 4 mil 800 trabajadores.

Otra mexicana que ha lidiado con la crisis económica de Venezuela y los sindicatos es Bimbo. En noviembre pasado, la panificadora enfrentó manifestaciones de sus trabajadores, quienes reclamaban incumplimiento de contrato colectivo, a lo que se sumó la escasez de insumos. Actualmente ese mercado pesa menos del 1 por ciento en sus ventas consolidadas, según analistas.

“El entorno del consumo, sin mencionar la infraestructura requerida para la compra, ventas y distribución, está en peligro. Cuidaremos al personal y nuestros activos”, dijo en conferencia con analistas Guillermo Quiroz, exCFO de Bimbo con motivo del reporte de resultados del grupo en el segundo trimestre del 2017.

En tanto que Mexichem, por medio de su filial Pavco, sostiene operaciones en Venezuela, mercado que aporta solo 0.07 por ciento a sus ingresos, por debajo del 4.4 por ciento que significaron en 2009.

Por su parte, Xignux aún sostiene en ese país su negocio de cables industriales bajo la marca Viakable, que opera con la marca de Centelsa.

“Aplicación de los factores de inflación apropiados para actualizar el capital social y con las utilidades retenidas permite mantener el poder de compra en pesos equivalentes de la fecha de la empresa (en Venezuela)”, dijo en su reporte anual de 2017.

FUENTE: ELFINANCIERO.MX