ANDREA SANTANA

0
295

Periódico Espacio platicó en exclusiva con Andrea Santana, Directora General del Colegio ILAT, quien tiene la firme convicción de que un mundo mejor es posible y que la educación en valores y la cultura de la paz son el camino para conseguirlo. Esto fue lo que Andrea nos platicó en esta amena e interesante entrevista.

Sus orígenes…

Egresada de la Lic. en Comercio Internacional por la Universidad del Valle de México, campus Lomas Verdes, Andrea es originaria del Estado de México y llegó a vivir a Cancún a los 23 años.

“Llegué a Cancún por que la empresa donde mi papá trabajaba cerró y decidió emprender y dedicarse a los desarrollos, por lo que Cancún fue su principal opción y junto con mis papás y mi hermana menor llevo 12 años en Cancún.”

Su infancia fue muy alegre…

“La recuero con mucho deporte, jugaba con mi hermana Daniela y mi mejor amiga Pamela, nos la pasábamos en un deportivo, mi mamá nos dejaba ahí y hasta la noche pasaba por nosotros, era muy divertido y sobre todo muy sano.”

Siempre ha sido muy emprendedora…

“En mi familia me dice ‘chambitas’ porque siempre encuentro la forma de generar ingresos, desde pequeña, aunque siempre vivimos bien, mis papás siempre nos inculcaron que si queríamos algo más teníamos que trabajar para conseguirlo.”

“Comencé con un trabajo formal en las camas de bronceados como recepcionista, donde conocí a mucha gente, aparte que considero que se me dan las ventas. Además, siempre me ha encantado organizar eventos, por lo que también trabajé en un salón de fiestas como encargada, donde veía toda la logística. Después, decidí emprender y poner mi propia empresa de animación de fiestas infantiles.”

“Por cuestiones familiares, llegué a Cancún y no tenía idea de lo que iba a hacer, posteriormente me casé tuve a mi hijo y el tiempo para un trabajo era menor, mis papás pusieron una tienda de acabado de interiores y ahí los ayudaba en las ventas. Después me dieron la oportunidad de trabajar de manera ‘temporal’ como recepcionista en un despacho de arquitectos de interior y hoteleros. Comencé como recepcionista, después fui asistente de la dueña y en ese trabajo estuve casi siete años, lo que comenzó como trabajo temporal, me dio siete años de gran experiencia, haciendo de todo, desde temas administrativos, contratos con proveedores, etc., posteriormente me brindaron la oportunidad de entrar al colegio ILAT como administradora y ahí fue donde conocí el mundo de la educación, un ámbito muy diferente en el que he aprendido muchísimo y donde me han brindado la oportunidad de crecer como Directora General, cargo que ocupo actualmente.”

Lo que más disfruta de su trayectoria…

“Me encanta el trato con el ser humano, con el cliente, con los niños, el que puedas tener un día muy agobiado pero abres la puerta de la oficina y están los niños y te regalan un abrazo o una sonrisa, es lo que más me encanta.”

Encontró su vocación…

“Considero que la vocación me encontró, no me imaginaba trabajar algún día de esto, yo estudié Comercio Internacional y quería enfocarme en temas de aduanas e incluso quería finanzas internacionales, esa era mi idea, pero también me encantaba mucho lo de los eventos, entonces quería tener mi propia empresa de eventos, pero cuando llegué al ILAT todo cambio y me di cuenta que me apasiona lo que hago, le entregué y le entrego día a día todo, amo lo que hago y donde estoy.”

Sus hobbies…

“Me encanta el cine, amo las palomitas, ir a la playa, viajar y pasar tiempo con mi hijo, cuando puedo me escapo, así sea a Tulum, Holbox o cualquier lugar cerca, siempre encontrar la forma de desconectarme y encontrar tiempo para mi familia.”

A las nuevas generaciones les aconseja…

“Nunca rendirse, ver las cosas positivas, el ‘no’ ya lo tenemos seguro, así que no tenemos nada que perder, arriesgarnos y no dejar de hacer las cosas por “miedo” o por el qué dirán. Me encanta mucho una frase que dice así “no existe la vida perfecta, pero tenemos todo una vida para hacerla maravillosa” y tenemos que tomarlo en cuenta.