AURORA PAYÁN

0
201

LA DOCENCIA ES UNA VOCACIÓN DE TODA LA VIDA.

“El Colegio ILAT ha dejado huella en mí y en los niños…”

“Ahora los veo como profesionistas, que son ingenieros, doctores, abogados y que donde te vean te saludan, me hace sentir bien y que dejé huella en ellos y espero seguir dejando huella en todo.”

Periódico Espacio platicó en exclusiva con Aurora Payán, Directora Académica del Colegio ILAT y esto fue lo que nos platicó en esta amena entrevista.

Desde pequeña siempre quiso ser maestra…

“Recuerdo que en la primaria tenía una Miss que me encantaba como era y en casa yo jugaba a ser maestra y la imitaba dándole clase a mis muñecas, ahí comenzó mi gusto por la docencia. Posteriormente, con el dinero que nos daban mis papás, yo les pagaba a mis hermanos para que ellos fueran mis alumnos y ahí decidí que quería ser maestra”.

“Acabé la primaria, la secundaria y donde yo estudié tenías la oportunidad de elegir si entrabas a la preparatoria o a la escuela normal y algo que aprendí en esa etapa, es una cosa que le digo mucho a mis alumnos actualmente: “no por lo que hagan los demás, dejes tú de hacer muchas cosas” que fue lo que yo hice, ninguna de mis amigas se iba a la normal y decidí estudiar la preparatoria, aunque yo sabía que lo mío era la docencia.”

Estudió la licenciatura de Sociología en la Universidad Iberoamericana con la especialidad en Educación…

“Mientras estudiaba, decidí comenzar a trabajar y comencé siendo maestra de inglés como miss de preescolar, cosa que me encantó. Terminé la carrera y me ofrecieron un puesto de investigadora en el ISSTE, estuve un tiempo ahí, posteriormente me puse a buscar algún trabajo en donde me aceptaran con mis dos hijos y fue que me dieron la oportunidad de trabajar como miss de inglés de preescolar, donde retomé la docencia y tenía a mis hijos ahí. También, en ese mismo periodo me ofrecieron una materia de investigación en la Universidad Ibero y en la mañana trabajaba en el kínder y en las tardes en la Universidad; ahí me di cuenta que, si podía trabajar con generaciones más grandes, sin embargo, seguí en el área de preescolar.

Surge la oportunidad de vivir en Cancún…

“Por diversas cuestiones llegamos a Cancún, yo venía sin trabajo, así que salí con mis currículos y conseguí trabajo como maestra de preescolar, luego conocí a una maestra con la cual aun me sigo manteniendo en contacto, de ella aprendí muchísimo, me brindó la oportunidad de ser maestra de inglés de toda la primaria y cuando se expandió a la secundaria me incluyó como maestra de historia, porque a mi realmente toda la vida me ha gustado. A los dos años de trabajar ahí, me ofreció la dirección de secundaria, para mi era un cambio grande, ya que nunca había sido directora, pero fue una oportunidad que le agradezco, porque el aprendizaje fue inmenso, estuve laborando durante 12 años, ahí crecieron mis hijos hasta la secundaria, después ellos se fueron a la prepa y yo me quedé ahí, creo que todo tiene un ciclo y decidí tomar otro camino, ahora como docente de una universidad”.

“Estaba fascinada, a mis alumnos siempre les digo que en cada grupo se aprenden cosas nuevas y ahí trabajé mucho con la parte de investigación, posteriormente a los dos años de laborar ahí, me ascendieron como coordinadora, donde estuve tres años y es ahí donde me hablan del ILAT. Me movió mucho, porque era regresar a mis raíces, retomar otra vez educación básica y la verdad no lo pensé dos veces y ya tengo cinco años laborando en ILAT.”

Lo que más disfruta de su trayectoria profesional…

“Siempre le digo a los maestros: el buen docente tiene que ser buen actor, en preescolar te disfrazas, juegas y brincas, pero en secundaria ya no puedes hacer eso, entonces en cada área nos disfrazamos del actor que queremos ser, este año en especial lo disfruté mucho, porque entraron mis nietos al Colegio ILAT y como me dicen abuela, ahora soy la abuela de todo preescolar.”

Sus hobbies…

“Estar con mi familia, me dedico mucho al trabajo, mi esposo ya lleva mis ritmos de trabajo, se puede decir que me encanta el trabajo, pero el tiempo que paso con mi familia me encanta disfrutarlo al máximo.”

¿Qué viene para Aurora Payán?

“Viene la Universidad que es un gran reto, un bebé que está creciendo y mi idea es que sea una gran Universidad, porque queremos que sea diferente a las demás, que se lleven algo, sobre todo, esa parte que he defendido que es la filosofía de Henbord, en el ser humano que estamos perdiendo, siendo insensibles y materialistas, de hecho, parte de las asignaturas que tenemos están impregnadas en el rescate del ser humano.”

A las nuevas generaciones les aconseja…

“Que sigan lo que el corazón les dicte, que sean felices y que gocen.”