Cinco datos para entender la reconfiguración de las gasolineras en México.

0
3

A partir del primero de enero de 2016 las gasolineras se convertirán en estaciones de servicio, por lo que tras 77 años de monopolio, Pemex podría desaparecer.

Como parte de la reforma energética, ahora los empresarios podrán decirle adiós a Pemex, para convertir las gasolineras en estaciones con servicios completos, a continuación te presentamos cinco puntos para poder entender lo que nos espera:

Precio flotante.

A partir de enero 2016, la gasolina y el diesel tendrán una banda de fluctuación con un precio máximo y uno mínimo, y tendrán un IEPS fijo. La banda para 2016 se establece como el precio vigente en octubre de 2015 con un +/-3%.

El precio que encuentren los usuarios dependerá de la eficiencia de cada estación, así como de la región y los costos que implique el transporte de la gasolina a los centros de distribución, por lo que se podrán ver tres áreas de precios:

La zona Norte – Noroeste que tiene acceso a gasolinas de Estados Unidos y en donde el precio de transporte es bajo. La zona Centro-Occidente que tendría un porcentaje de importación y otra de las refinerías de Pemex, con precios bajos y la zona Sur-Sureste que tendría solo las gasolinas de la refinerías de Pemex con precios de medios a altos, por los posibles desabastos que se podrían originar como actualmente sucede en esta zona.

Estaciones de servicio

 En 2016, los gasolineros podrán optar por una marca diferente a la de Pemex para su estación de servicio y además podrán montar una serie de negocios y servicios periféricos, algo en lo que hasta ahora están limitados ya que no deben interferir con los anuncios de Pemex.

Aliarse, la estrategia.

La reconfiguración del negocio luce desafiante para gran parte del gremio. De las alrededor de 11,500 estaciones, 67% son negocios unifamiliares, es decir, gran parte de las estaciones está en manos de gasolineros dueños de entre una a tres, 15% corresponde a empresarios que tienen entre 8 a 15 gasolineras y 17% recae en grupos que poseen de 150 a 200.

Por ello, las alianzas de gasolineras van a la alza y figuran nombres además de las ya conocidas (ONEXPO, Amegas, GUEP) como Grupo Car-go o G500 que han surgido para prepararse para la nueva competencia y aprovechar las economías de escala.

Libre importación.

En 2017, los gasolineros mexicanos podrán importar combustibles del proveedor que más les convenga desde empresas extranjeras o bien, quedarse con Pemex. Aunque lo cierto es que la empresa mexicana produce 431,738 barriles diarios e importa 356,646, según datos de septiembre del SIE.

Plena competencia.

A partir del 1 de enero de 2018 se dará la liberalización completa de los precios de los combustibles, que estarán en función del precio de la materia prima, es decir, del petróleo.