CÓMO LOGRAR EL AUTOCONTROL

0
28

Por: Alejandra Chávez | nallely.chavezr@hotmail.com

Apreciados lectores y lectoras, en esta ocasión les hablaré de una cualidad que, en general, nos hace mucha falta y más aún en las grandes urbes: el autocontrol. Si bien Cancún no es una mega ciudad, la verdad es que sus dinámicas también nos provocan enormes cargas de estrés.

Es bien sabido que a las personas nos resulta difícil auto controlarnos. Por eso es que, a veces, las relaciones humanas que tenemos con nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo y conocidos se tornan complicadas. Como ya lo había señalado en otra columna, por el simple hecho de ser seres biológicos, psicológicos y sociales, mujeres y hombres tenemos necesidad de relacionarnos con todo nuestro entorno.

Y aquí entro de lleno al tema de hoy, con el ejemplo de los antojos. Supongamos que se nos antoja un helado. Cuando deseamos algo, nuestro cerebro genera dopamina y nos hace sentir bien. ¿Pero por qué sentimos tanta urgencia de consumir el helado? La respuesta pareciera compleja, pero es mucho más sencilla de lo que ustedes creen.

El cerebro comienza a mandarnos mensajes para que consigamos esa recompensa (el helado, en este caso), pues cuando deseamos algo nuestro cerebro se estresa y lo quiere con urgencia, necesita obtenerlo, tenerlo ya; porque busca placer. Entre más se estresa el cerebro, tenemos menos tiempo para pensar qué necesitamos hacer para conseguir aquello que deseamos.

¿Qué se puede hacer para gestionar esta respuesta estresante del cerebro?

Los neurólogos sugieren dos técnicas:

La primera de ellas consiste en fijarnos en lo que deseamos. Se escucha curioso. Pero si nos centramos en el objeto de nuestro deseo disminuye el mensaje que el cerebro nos manda.

 

Así que si deseáramos un helado no intentemos negarlo y habrá que fijarnos con atención en él para bajar el estrés. Es necesario concentrarnos y preguntarnos “por qué”, “para qué”. De esta forma, lo aceptaremos, lo reconoceremos y lo haremos consciente. Entonces nuestra parte analítica del cerebro nos hará cuestionarnos si realmente deseamos o no el helado.

La segunda técnica se basa en esperar 10 minutos antes de ceder a nuestro deseo, es decir, antes de hacerlo realidad, antes de comprar el helado para comerlo. De esta forma damos oportunidad de que la dopamina disminuya y, con ello, de que el mensaje de urgencia se desvanezca.

Es así como la “hormona del estrés” nos hará distraernos y, de esa manera natural, reflexionaremos sobre aquello que nos provoca el deseo.

Seguramente, esto que estoy comentando a ustedes les ayudará, entre otras cosas, a evitar comprar compulsivamente, a romper la dieta o a realizar actos sin medir consecuencias y respecto de los cuales después podrían arrepentirse. Si ustedes se dan cuenta, inclusive les puede ayudar a mejorar su manera de comunicarse y relacionarse con las demás personas.

En resumen, se trata de lograr su autocontrol y evitar ceder ante lo que parecieran impulsos irracionales. Ustedes pueden manejar de mejor manera los impulsos. Invito a ustedes lectoras y lectores a que reflexionen sobre la importancia de auto controlarse en los ámbitos personal, familiar, escolar, laboral y social. Identifiquen los pros de hacerlo, así como los contras de no hacerlo.