“EL CUERPO TAMBIÉN SUFRE EL DUELO”

0
43

En esta ocasión les hablaré sobre los síntomas de nuestro cuerpo al pasar por cualquier tipo de duelo. No sin antes explicar qué es un duelo. Consiste en un proceso de adaptación emocional ante cualquier tipo de pérdida significativa (de trabajo, de salud, de alguna parte del cuerpo; o bien, una ruptura amorosa o la muerte de un ser querido).

Durante este proceso se atraviesa por faces en donde tanto nuestro cerebro como nuestro cuerpo tienen un remolino de emociones y de síntomas que en ocasiones se ven reflejados en nuestro físico.

Así es, el cuerpo duele. Algunos de los síntomas más comunes son: dolores musculares, sensación de tensión y cansancio, dolores de cabeza, ganas de dormir todo el día, falta de apetito, llanto, etc.

Pero… ¿cómo hacer para contrarrestar estos síntomas?

Si bien, en mucho, el autocontrol nos apoya en situaciones como estas, es importante que no pierdas de vista que tu salud es muy importante para salir adelante en un momento tan duro como lo es un duelo.

Aquí te doy tips para ayudar a tu cuerpo y mente a sentirse mejor.

1.- Lleva una dieta saludable.

Comer sano te ayuda a segregar endorfinas y serotonina, que son las hormonas de la felicidad y deseo para salir adelante y volver a enfrentar situaciones con un mejor brío. El chocolate, el queso y el café son algunos de los alimentos que te ayudan a sentirte mejor y tener sensación de felicidad.

2.- Mantén rutina diaria del sueño.

Cuando duermes por espacio de 8 horas y no más ni menos, el cuerpo establece una relación de descanso y, por tanto, de serenidad mental. Intenta beber té de manzanilla antes de dormir y acaricia tu entre ceja de manera suave; esto te ayudará a relajarte y dormir mejor.

3.- Da abrazos y deja que te abracen sanamente.

Algunos psicólogos recomiendan dar y recibir 32 abrazos diarios para liberar endorfinas y hacer contacto natural con el latido del corazón de otro ser humano. Esto hace que nuestro cerebro se sienta reconfortado y, sobretodo, con una sensación de apoyo. Haciendo esto de manera constante podrás pasar por las etapas del duelo de una manera más llevadera y menos dolorosa.

En alguna ocasión escuché que mucho de lo que nos sucede al paso del tiempo es para nuestro bien. Quizá sea un trago amargo y pensemos que es el peor de los momentos. Si nosotros aprendemos de él será un parteaguas para encontrar la paz interior, e inclusive, la felicidad.

¡Quiérete! ¡Apapáchate!