El polémico Charlie Sheen portador del virus del VIH.

0
87

Un giro dramático en la vida del actor Charlie Sheen.

No fue del todo extraña la revelación que hizo el actor estadounidense Charlie Sheen acerca de ser portador del virus VIH, algunos medios electrónicos comenzaron a filtrar la noticia de que el polémico protagonista de la serie ‘Two and a Half Men’, quien en décadas pasadas se vislumbraba como uno de los herederos de la fama y el talento en Hollywood, anunciaría un tema muy delicado.

Cuando se habló del virus del sida, no fue estrambótica la indolente frase que algunos pronunciaron al conocer la situación:“Era de esperarse”.  Por eso, el propio Sheen no tuvo reparos en afirmarlo frente a millones de televidentes del programa de noticias ‘Today Show’. “Estoy aquí para admitir que soy VIH positivo”, fueron las palabras que pronunció al presentador Matt Lauer.

Sheen estaba tranquilo, aunque las razones de tamaña confesión estuvieran ligadas a un hecho que el actor de 50 años no pudo controlar: una extorsión dirigida a revelar un secreto que él guardaba desde hacía cuatro años.

En ese espacio televisivo explicó que no sabe cómo ni cuándo adquirió el virus, pero confesó que tuvo que pagar más de 10 millones de dólares a personas que estaban al tanto de su condición para que no hablasen. “Quería poner fin a los chantajes (…). Lo que la gente se olvida es que se trata de dinero que le quitan a mis hijos”, agregó.  La noticia no solo ha causado revuelo entre los círculos que cubren los temas de farándula, sino que también ha dejado ver ese lado humano y frágil de una estrella que choca con la fama de actor polémico y amante de los excesos de otra época.

No se trata solo de ser testigos del resultado o el castigo de una persona que vivió entre las drogas el alcohol, los conflictos familiares y el sexo. Pero desde el momento que supo de su condición de salud, Sheen se lo comunicó a sus parejas sexuales antes de tener algún tipo de intimidad. Su médico, Robert Huizenga, que lo acompañó en ‘Today Show’, explicó que hasta ahora el actor ha respondido positivamente al tratamiento.

“Está absolutamente saludable desde este punto de vista (…). Mi mayor preocupación con Charlie como paciente es el abuso de sustancias y la depresión que viene con la enfermedad, más de lo que el VIH puede hacer en términos de acortar su vida, porque no va a hacerlo”, recalcó.

En una carta que divulgó después de su anuncio, Sheen recalcó que al comenzar el tratamiento sentía que estaba “pateándole el trasero a la enfermedad”, pero que luego la ira y la vergüenza lo hicieron caer cuesta abajo. También aseguró que pasó por “un descenso temporal, pero abismal, hacia el profundo abuso de sustancias y el consumo sin fondo de alcohol”, un estado que fue definitivo para identificar su vida como estrella.

Lo que resulta paradójico es que el actor siempre se mostró como un ser indestructible: pudo lidiar con las drogas, la bebida y una carrera en el cine cargada de altibajos, pero a la vez con una sombra de cariño de sus fanáticos incondicionales que le celebraban sus excesos.

Precisamente, sus descalabros emocionales, su desordenada vida sentimental y una actitud violenta lo llevaron a acabar con tres matrimonios y a tener que lidiar con acusaciones de maltrato e infidelidad.

Ni siquiera su padre, el reconocido actor Martín Sheen (famoso protagonista de ‘Apocalipsis ahora’) o su hermano Emilio Estevez (también actor y director de cine) lograron que sentara cabeza. Ambos siempre lo apoyaron en un ciclo de recuperación, recaídas y pequeños triunfos de vida por fuera de las pantallas y los estudios.

La estabilidad laboral le llegó a Sheen al conseguir un protagónico en la serie de televisión ‘Two and a Half Men’, en la que interpretaba a Charlie Harper: un tipo irresponsable y conquistador.

Algunos reconocieron matices de la vida real del intérprete en una serie que se convirtió en uno de los mayores éxitos de la televisión estadounidense y con la que llegó a ganar un poco más de 1’800.000 dólares por episodio. A pesar de que era el rey de la pequeña pantalla, el actor volvió a dejarse llevar por esa sombra de conflicto y autodestrucción. Asumió una actitud negativa en las grabaciones de ‘Two and a Half Men’ y mantuvo su alocado ritmo de vida, al punto de pelear con Chuck Lorre, el creador de esta producción. De ese choque se gestó una tensión imparable que lo llevó a ser despedido del programa en marzo del 2011.

Ese mismo año causó revuelo al pasar unos días en Cartagena. No estaba buscando locación para alguna película, sino tomando unas vacaciones para aliviar el tornado de polémicas tras su salida abrupta de la serie que le dio más fama y dinero. “Cartagena, gracias. Es difícil decir adiós. Un cálido recibimiento, hermosas vistas, increíble comida, grandes risas, ¡amor abundante!”, escribió en su cuenta de Twitter a su paso por el país.

Al año siguiente, el prometedor ex protagonista de filmes de peso dramático grabados en la meca del cine estadounidense como ‘Pelotón’ (Platoon) o ‘Wall Street’, protagonizó la serie ‘Anger Management’, que estuvo un año en la televisión y representaba una nueva etapa para el intérprete. Sin embargo, el excesivo control que asumió en esa producción, los problemas con algunos de sus compañeros del equipo de actores y el descenso paulatino de la audiencia llevaron a la cancelación de la comedia.

Sin embargo, pasó un buen tiempo en el que Sheen se mantuvo en silencio, al parecer alejado del exceso, aunque estuvo a punto de casarse con la actriz porno Brett Rossi. Siempre ha tenido una inclinación por las mujeres de esa industria. También tuvo romances con Ginger Lynn, Jayme Langford y Jana Jordan.

“He decidido que mis hijos requieren mi atención más que mi relación. Le sigo teniendo un gran cariño a Scotty (el nombre artístico de su novia en ese momento) y le deseo lo mejor”, aseguró entonces.

Ahora, Carlos Irwin Estévez, como se llamaba antes de entrar al mundo del cine, dice no arrepentirse de todas esas experiencias.Aunque tarde, para muchos de sus críticos y fanáticos, el giro inesperado en su vida al conocer que es portador del virus del sida, parece haberle dado un nuevo aire y haberlo alejado del brutal ritmo de vida que se asume en Hollywood.

“Tengo la responsabilidad ahora de estar bien y así poder ayudar a un montón de otras personas y espero que con lo que estamos haciendo hoy, más adelante venga gente y me diga: ‘Gracias a Charlie’”, fue el comentario que le hizo al presentador Matt Lauer de ‘Today Show’. Por ahora, lo que ha recibido Sheen es el apoyo incondicional de muchos de sus colegas y de gente relacionada con el espectáculo.

Fuente: Cultura y Entretenimiento