FLORES COMESTIBLES, UNA DELICIOSA ALTERNATIVA

0
17

Quizá la primera que te venga a la mente es la flor de calabaza o la flor de jamaica. Sin embargo, y por fortuna, en México tenemos una gran variedad de flores que podemos consumir a lo largo del año.

Desde ensaladas, sopas hasta platos principales, postres o jaleas, las flores comestibles son el principal ingrediente.

La especialista en vegetarianismo explicó que las flores comestibles son los órganos de reproducción de aquellas plantas que tradicionalmente se identifican en el país como comestibles. Son parte del fruto dentro del cual están las semillas donde germinan.

México es un país privilegiado con una biodiversidad inigualable en el mundo. Se tienen registradas más de 100 tipos de flores comestibles. Entre las cuales pertenecen en su gran mayoría a seis familias de plantas dicotiledóneas: la del girasol (Asterácea), del apio (Apiáceas), del haba y el frijol (Fabácea), del amaranto (Amaran-thácea), del huauzontle (Chenopodiaceae) y de la mostaza (Brassicaceae)”, comentó Rosa Rivas.

¿En dónde podemos conseguir flores comestibles?

Las flores comestibles son muy tradicionales dentro de la gastronomía mexicana y se pueden encontrar en todos los mercados a lo largo del país. Como en el estado de Morelos, Veracruz, en la Huasteca potosina, en la península de Yucatán, Tabasco, en la ciudad de México en Xochimilco, entre otros.
En la ciudad, las he comprado en tiendas orgánicas, principalmente: las flores de amaranto, o en los mercados tradicionales como en el de Jamaica o San Juan, siempre vamos a encontrar este tipo de flores. Un ejemplo sería la flor de calabaza, la flor de Jamaica, o huauzontle”, dijo.

TOTALMENTE NUTRITIVAS

Respecto a los aportes nutrimentales de las flores comestibles, Rosa Rivas explicó que están consideradas como alimentos con alto aporte de minerales vitales para nuestro metabolismo como el hierro, zinc, calcio, potasio y magnesio.

La flor de cempasúchil se recomienda para problemas digestivos y como un calmante natural. Así que, para esos días de mucho estrés, no dudes en tomar un té.

La flor de tuna la puedes encontrar en Aguascalientes Jalisco, Michoacán, Oaxaca y San Luis Potosí. Sirve para la irritación del hígado, colon irritado y úlceras. Algunas de sus propiedades son la tiamina, y las vitaminas A y C. Las puedes consumir curdas, asadas y en atoles.

Tepejilote es otra de las flores comestibles que puede encontrar en México. Su nombre proviene del náhuatl: Tepetl, que significa cerro y Xilotl, mazorca tierna. Crece en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Veracruz. Es rica en proteínas, complejo B1, B2 y calcio. Si tienes problemas en las vías respiratorias, no dudes en consumirla. Para platillos, las flores del tepejilote deben estar tiernas y se pueden preparar asadas o en guisados.

Los crisantemos también son comestibles. Aunque no lo creas. Su sabor es similar a la de la coliflor. Su uso en la cocina es en ensaladas, salsas o vinagretas. Contiene un glucósido llamado crisanthemina, el cual inhibe el crecimiento de bacterias. También posee cineol borneol y timol; además de propiedades sedantes y antiinflamatorias. Por lo que puedes usar crisantemos en caso de gripa, migraña o estreñimiento.

La lavanda es un antiséptico natural, tiene propiedades antiinflamatorias y es un antioxidante. Así que, si tienes un esguince, dolor de cabeza, lumbalgia, padeces estrés o ansiedad, esta flor comestible es tu aliada. Ya sea que consumas la lavanda en infusiones o la comas en ensaladas o en postres como helados y dulces.

FUENTE: EXCÉLSIOR.MX