Ibuprofeno y paracetamol causantes del cáncer

0
48

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos cambió en días pasados su postura respecto al ibuprofeno y el paracetamol, dos de los analgésicos más consumidos a nivel mundial, al recomendar que se consuma lo mínimo efectivo, mientras que en México las autoridades se limitan a advertir sobre las consecuencias que conllevan las dosis máximas de su toma.

Estos dos medicamentos de uso extendido en el mundo tendrían posibles asociaciones con daños cardiovasculares. Tan sólo el paracetamol, también conocido como acetaminofén, se encuentra en más de 400 medicamentos disponibles en México.

El 9 de julio, la FDA anunció que pedirá a las grandes farmacéuticas que ahonden en las advertencias puestas en las etiquetas que sus productos.

Tanto el paracetamol como el ibuprofeno pertenecen a un grupo de fármacos que integrado por analgésicos y antiinflamatorios llamado NSAID (siglas en inglés para medicamentos antinflamatorios no esteroides).

“Basados en nuestra revisión integral, solicitamos actualizaciones en las etiquetas de drogas para todas las prescripciones de NSAID”, sostuvo la FDA.

De acuerdo con la agencia federal, dichos medicamentos pueden incrementar las posibilidades de un infarto o para cardiaco, e incluso conducir a la muerte.

“Estos serios efectos secundarios pueden ocurrir tan temprano como las primeras semanas de usar NSAID”, y agrega que el riesgo incrementa conforme su uso.

“No hay ningún periodo de uso que haya demostrado falta de riesgo”, dijo Judy Racoosin, directora de la División de Anestesia de la FDA a través del portal de la institución.

Estos fármacos son populares por generar una sensación de alivio temporal ante el dolor y la fiebre, además, se usan para tratar la artritis y otros tipos de molestias.

Considerando que la mayor parte de estas medicinas se pueden conseguir sin prescripción de un doctor, la FDA aconsejó a los consumidores “evitar la toma de múltiples remedios que tengan el mismo ingrediente activo”.

Dicha agencia federal de los Estados Unidos específico una salvedad, esta petición de revisar las advertencias no está dirigida para el caso de la aspirina, que también pertenece al grupo de los NSAID y es de uso extendido en el mundo.

Si bien las etiquetas de muchos de estos fármacos ya advertían a los consumidores sobre los riesgos que corren al tomarlos, será la en los próximos meses que esa instancia gubernamental pida a los manufactureros reforzar estas advertencias en las etiquetas.

“Como siempre, los consumidores deben ser cuidadosos de leer las características de la etiqueta para todas los medicamentos sin prescripción. Deben considerar si esta medicina es buena para ellos. Y tomar la dosis efectiva más baja por el menor tiempo posible”, aseveró Karen Mahoney, directora suplente de la división de Medicamentos No Recetados de la FDA.

Aparte del paracetamol e ibuprofeno, factores como fumar, contar con alto colesterol o diabetes, son elementos que incrementan el riesgo de padecer un infarto.

En México la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no ha hecho ningún pronunciamiento al respecto. Pero es probable que se guíe por las medidas de la FDA, como sucedió en junio con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), cuando ésta informó que las altas dosis de ibuprofeno se asocian a problemas cardiovasculares.

La Cofepris se limitó a informar que “el Centro Nacional de Farmacovigilancia (CNFV) posee escasa información para establecer el riesgo asociado, por lo que exhorta a los profesionales de la salud a seguir las medidas de la AEMPS”, las cuales establecen que las dosis altas, iguales o mayores a 2.400 miligramos al día, conllevan riesgos cardíacos.

Del 1 de enero del 2010 al 31 de diciembre del 2014, el CNFV registró que 238 mexicanos tuvieron reacciones adversas atribuidas al uso de ibuprofeno.

En el caso del paracetamol, Cofepris también se centró desde el año pasado en que existía un riesgo asociado con las altas dosis de este medicamento, que para los adultos no deben de pasar de 4 mil miligramos diarios, sin embargo, no se mencionó el aspecto cardiovascular, sino posibles lesiones al hígado.

Las medidas de la FDA que proponen consumir el mínimo de medicamentos podrían hacer cambiar la perspectiva de las autoridades mexicanas, que por ahora no se pronuncian respecto a este último anuncio de la FDA.

Con información de Sin Embargo.