IMPUNIDAD

0
160

Mucho se ha dicho en los últimos años sobre la corrupción y todos los males que ésta trae aparejados; llegando incluso a tenerle como la originaria de todos los problemas existentes en el país y consecuentemente, presentarse como la solución global, de conseguir erradicarle.

Sin embargo, existe otro fenómeno, acaso más pernicioso y al que, si bien se le alude, no se le ha dado la importancia que a la corrupción; la impunidad.

A ésta, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la ha descrito como: “…La inexistencia de hecho o de derecho, de responsabilidad penal por parte de los autores de violaciones, así como de responsabilidad civil, administrativa o disciplinaria, porque escapan a toda investigación con miras a su inculpación, detención, procesamiento y, en caso de ser reconocidos culpables, condena a penas apropiadas, incluso a la indemnización del daño causado a sus víctimas.” (ONU, 2015).

La percepción de la impunidad se consigna en el Índice Global de Impunidad (IGI) que, para el caso mexicano, en el año 2018, arrojó cifras que llaman a la atención, estudio y mejor seguimiento del fenómeno.

Entre los resultados destacan que: a) La media nacional de impunidad a 2018 es de 69.8, la media internacional fue de 55.0; b) El máximo entre las entidades en nuestro país alcanza el 80.1, a nivel global el máximo alcanzado es de 74.6; respecto a los datos mínimos, México alcanza el 45.1 mientras que a nivel global esta cifra baja hasta 36.0; c) Quintana Roo, alcanzó un índice considerado “muy alto”, de 77.3 puntos.

Con base en el IGI y sustentados en datos proporcionados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, INEGI y las comisiones locales; el Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas Puebla, generó un par de reportes elaborados a nivel nacional para los años 2016 y 2018 y en el que, se dice, fueron seleccionadas 17 variables para cada una de las 32 entidades, más la cifra negra como dimensión de impunidad indirecta y de donde surgen estos datos:

A nivel entidad federativa, Campeche durante 2018 muestra el nivel más bajo en el índice nacional, con 45.1, mientras que el Estado de México es el que muestra el nivel más alto con 80.1. Con las excepciones de Campeche, Morelos, Colima, Michoacán, Querétaro y Yucatán que tuvieron un leve decremento, en las demás Entidades hubo un incremento en el Índice de Impunidad de 2016 a 2018.

El imperio de la impunidad envalentona a quienes de manera constante desafían el orden legal establecido y refuerza su ánimo de continuar violentándolas o irrespetándolas, produciendo en quienes eligen apegarse a esas normas, malestar, desanimo, decepción y una enorme tentación a dejar de respetar el orden legal.

Se trata de un mal mayor y los indicadores muestran cifras alarmantes que llaman a la inmediata atención del problema. No hacerlo podría incidir de muy mala manera en nuestra incipiente democracia, procuración e impartición de justicia y en general, dañar rápida y profundamente logros que a pasos muy lentos hemos ido alcanzando para lograr un mejor país.