INFARTO CEREBRAL: EL ENEMIGO SILENCIOSO

0
87

Existen ataques tan rápidos que no les damos importancia, pero pueden poner en peligro nuestra vida. Checa todo lo que tienes que saber sobre estos ataques.

Lo que conocemos como “infarto o ataque cerebral” es un tipo de que daña los vasos sanguíneos cerebrales. Se produce porque al no llegar suficiente sangre al cerebro, baja el oxígeno y la glucosa, entonces las neuronas no pueden funcionar bien. Se puede deber a la formación de un coágulo sanguíneo en las arterias cerebrales o del cuello o cuando un coágulo formado en el corazón se desprende y tapa las arterias cerebrales.

  • Es la segunda causa de muerte a nivel mundial y la segunda de demencia (después del Alzheimer)
  • En México anualmente ocurren 130 mil casos
  • Es la causa #1 de discapacidad y deterioro cognitivo
  • Entre 30 y 50% de los pacientes tienen eventos repetidos en los siguientes cinco años

Síntomas

  • Parálisis o pérdida de la sensibilidad de una mitad del cuerpo
  • Alteraciones en el lenguaje (incapacidad para hablar o comprender)
  • Alteraciones visuales, con pérdida de una parte del campo visual
  • Vértigo asociado a diplopía (visión doble)
  • Alteraciones de la coordinación

Si aparece cualquiera de estos síntomas de la nada, ve inmediatamente al hospital, porque puede que hayas tenido infarto cerebral o que en los siguientes días o semanas puedas sufrirlo.

Tratamiento

En el hospital, una vez hechos los estudios y de haber sido diagnosticado por un experto, se centrarán en reparar el flujo sanguíneo cerebral, ya sea mediante trombólisis (medicamento intravenoso que se utiliza para disolver el coágulo) o a través de un cateterismo cerebral para extraer el coágulo que está tapando la arteria. Ambos deben ser discutidos con el paciente o con los familiares, ya que, en ocasiones puede haber efectos secundarios.

Más vale prevenir…

Recuerda que siempre será mejor prevenir que curar, por eso para que no te dé un infarto cerebral, debes reducir los factores de riesgo, llevar un estilo de vida saludable (dieta balanceada, ejercicio cuatro días por semana, no fumar, etc.) y hacerte tus check-ups, mínimo una vez al año.

¿Cuáles son esos factores de riesgos?

  • Hipertensión arterial
  • Diabetes mellitus
  • Tabaquismo
  • Dislipidemias (sobre concentración de grasas en la sangre: colesterol HDL/LDL, triglicéridos)
  • Trastornos cardiacos (arritmias)