JUEGOS DE PODER

0
613

La política no es otra cosa más que la persecución del poder de manera ordenada. Si la guerra es la lucha por el poder mediante la violencia, la política en la lucha por el poder a través de los mecanismos concertados jurídicamente para tal fin. En Quintana Roo se han desbocado con el arranque del año 2020 las luchas por el poder con miras hacia la gubernatura para el año 2022 y la indispensable aduana de las elecciones para el congreso federal y presidencias municipales en el 2021. Este es el tablero del ajedrez político en el Estado.

“El poder no me interesa, después de la victoria quiero regresar a mi pueblo y continuar mi carrera como abogado “.

Fidel Castro.

Decía Voltaire que “debe de ser muy grande el placer que produce gobernar, por eso son tantos los que aspiran a hacerlo”. Siempre he creído que el filósofo dijo esta frase con un gran dejo de ironía, puesto que él sabía mejor que nadie que la aspiración del político no es necesariamente la de gobernar, sino la del placer que entraña tener el poder. Otra gran frase al respecto, pero en otro sentido, es la del mítico diplomático norteamericano, Henry Kissinger, quien decía que “no hay afrodisíaco más grande que el poder”. Sea cual sea la metáfora que se use, la realidad es que el ser humano es un animal político, y hay entre nosotros aquellos que viven, sueñan y transpiran: poder.

En un contexto como el nuestro, el jefe político del estado, es el gobernador Carlos Joaquín González, quien pueda creer algo distinto parece miopía política. Es él y sólo él, el jefe político que encabezan los movimientos en el tablero de ajedrez de Quintana Roo. Su estilo es más como el de un gran diplomático, sabe dar durísimos manotazos, pero con la elegancia de un guante blanco cubierto de terciopelo. No es un hombre que guste del exhibicionismo del poder, más bien es alguien que se siente cómodo con la discreción del ejercicio del poder. A más de tres años en el cargo, Carlos Joaquín González, ha comenzado sin lugar a dudas a acomodar las piezas del juego político con miras a la sucesión de la gubernatura para el año 2022.

Hay varias muestras que dejan patente como el Gobernador ha colocado ya piezas clave en posiciones estratégicas. Quienes apostaban a ver un Congreso de oposición se han llevado un gran chasco, pues operando hábilmente el Gobernador ha tendido puentes de comunicación constructivos y quienes querían desde el Congreso ejecutar una política agresiva de oposición han quedado minimizados. La Diputada Reyna Durán ha apostado inteligente por construir una relación edificante con el Ejecutivo antes que una política de choques y parálisis. Otra evidencia clara de este acomodo de piezas está en la nueva directiva estatal del PRI, particularmente en el caso de José Alberto Alonso Ovando, nuevo secretario general del partido y gran amigo de Carlos Joaquín.

Estamos pues ante un momento estratégico en el que para todo efecto del análisis político resulta indispensable entender quién es quién en el juego del poder con miras hacia el desarrollo de este año 2020.

GUSTAVO MIRANDA

Si algo tiene el Partido Verde es la enorme capacidad de construir de manera rápida cuadros políticos, fortalecerlos, catapultarlos, y construir en torno a ellos proyectos ganadores. Quien piense lo contrario basta con recordar por ejemplo recientemente el exponencial crecimiento que tuvo Remberto Estrada Barba, primero como regidor, luego como diputado local, diputado federal y finalmente presidente municipal. Tomamos esta referencia para poder trasladar el ejemplo al joven político Gustavo Miranda, nueva carta fuerte de este mismo partido en nuestro estado. Miranda ha sido el más hiperactivo de los nuevos legisladores locales, meteóricamente se ha colocado en el centro de la atención pública en momentos estratégicos. Ha construido relaciones políticas, fomentado su presencia en medios y está tejiendo rápidamente una red política para poder presentarse como opción viable para el municipio de Benito Juárez. Algo que pocos saben es que a Gustavo la política le apasiona desde muy niño, y desde hace más de cuatro años mantenía ya una cercanía especial con él ahora gobernador Carlos Joaquín González, a quien en su campaña le ayudó en la organización de algunos eventos, sobre todo dentro del sector empresarial, donde su señora madre es una figura prominente y respetada.

MARA LEZAMA

“El poder es como el violín, se toma con la izquierda y se toca con la derecha”, decía Eduardo Galeano. Esta frase aplica perfectamente para la presidenta municipal de Benito Juárez, quien no deja de ser una figura de gran popularidad, pero al mismo tiempo ha tenido la capacidad de mantenerse cercana y empática con los grupos de poder empresariales, turísticos y políticos. Mara Lezama sigue teniendo una buena conexión popular con la ciudadanía quien a pesar de los retos que le ha visto enfrentar en materia de seguridad pública le ha mantenido un voto de confianza. Al mismo tiempo ha sido capaz de continuar con su personal y especial amistad con Monseñor Pedro Pablo Elizondo, con los dirigentes de las distintas cámaras empresariales, y particularmente con el sector hotelero. De la misma manera se ha esmerado en construir una sana relación con el gobierno federal, especialmente con el círculo cercano al presidente López Obrador donde personajes como Julio Sherer y Jesús Ramirez juegan un papel esencial. Pero sobre todo, Mara Lezama a pesar de ser una figura clave dentro de MORENA en Quintana Roo, ha cuidado estratégicamente su relación con el Gobernador Carlos Joaquín González, quien sin duda ha visto en ella a una aliada, antes que una adversaria. Todo lo anterior la convierte en una de las piezas más importantes del juego de poder con miras hacia el futuro, en los pasillos suena fuerte la posibilidad de una candidatura para una diputación federal en el año 2021, que le permita a la actual presidenta municipal tener una contención del desgaste que implica gobernar y desde ahí oxigenarse para fortalecerse como opción a la gubernatura.

LUIS ALEGRE

En una situación muy similar a la de Gustavo Miranda, solamente que diametralmente opuesta en cuanto a edad, experiencia, y perfil, Luis Alegre Salazar es sin duda el personaje político de más y mayor crecimiento político en el estado. Viniendo como un fuereño de la política, logró colocarse en lo más íntimo de los círculos de poder en México de manera vertiginosa. Hoy en día, con un discreto derecho de picaporte Luis Alegre se pasea por las oficinas de los principales personajes del gobierno federal, con quienes ha trabado extraordinarias relaciones políticas. Su condición de empresario, dueño de medios de comunicación, hijo de don Gastón Alegre, amigo personal del presidente López Obrador, además de la frescura que le proporciona el venir de la iniciativa privada, son hechos que le han permitido a Luis Alegre colocarse en el centro de las decisiones políticas. De manera natural, propios y extraños lo ubican ya como una carta fuerte de su partido MORENA para la gubernatura en el año 2022. Paradójicamente la aduana más importante que Luis Alegre tiene que zanjar es la de su propio partido. Pero en ello ya se encuentra trabajando.

REYNA DURÁN

En medio de la indefinición, las pugnas, los encontronazos, así registrará la historia el inicio de la presente legislatura en el Congreso local. No fue hasta la diputada Reyna Durán Ovando tomó el timón de la legislatura cuando por fin pareció prevalecer el sentido común y la sensatez política. Morenista excepcional, de cepa, Durán no es de los entusiastas arribistas que camaleónicamente cambiaron el color de su partido para sumarse a la ola de Andrés Manuel López Obrador. Ella trae a MORENA en la sangre, está ahí por una desbordada pasión que le viene de seguir las ideas y las propuestas hechas por su líder AMLO. Cree que México tiene que cambiar y que la justicia social debe alcanzar a los más desprotegidos. Ahora como presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Reyna tiene el reto de demostrar que está hecha para la política, y ello significa construir acuerdos, velar por el crecimiento del estado y propiciar las condiciones legislativas para que Quintana Roo pueda ir a la vanguardia en materia de leyes y rendición de cuentas. Si lo hace, el futuro le estará abriendo las puertas sin mucho esfuerzo, pues el trabajo cuando se hace bien, no se puede ocultar.

JOSÉ LUIS TOLEDO MEDINA

“Chanito” Toledo tuvo la capacidad de reinventarse, reacomodarse, rearmarse y regresar al Congreso del Estado. Robándole la frase a Felipe Calderón podríamos decir que “haya sido como haya sido”, hoy es diputado local y desde ahí está construyendo su nuevo proyecto llamado Movimiento Ciudadano. Su apuesta está vinculada con el crecimiento de figuras como la del Senador Samuel García y el resurgimiento de ése partido a través de personajes que pretenden ser la “cara lavada” de la política. Sin duda para Toledo Medina su fortaleza estriba en lo que Nietzsche resumió en una frase: “lo que no te mata, te hace más fuerte”. La mirada de Toledo Medina parece estar ahora puesta en Solidaridad, donde él y los suyos ven un bastión de oportunidad.

MARYBEL VILLEGAS

La Senadora Marybel Villegas iba viento en popa durante el año 2019. Hiperactiva, seductora, hábil, experimentada en el oficio de la política, echó mano de toda su energía para ejecutar una estrategia propia y ocupar un espacio de poder. Sin embargo, a pesar de lo meticuloso de sus cálculos, los resultados no fueron del todo halagadores para ella. Su proyecto de oposición al gobierno de Carlos Joaquín no tuvo el eco buscaban; sus aliados en el Congreso local no prosperaron; y una terrible tragedia acontecida en su círculo íntimo familiar (por de más lamentable e innecesaria de comentar en éste espacio por respeto a ella y los suyos) le hicieron cerrar el año sin grandes resultados. Sin embargo, Marybel es una actora política que sin duda dará pelea este 2020 y en los juegos de poder, no puede ser descartada del tablero.

JOSÉ LUIS PECH

La historia de José Luis Pech es muy similar a la de muchos de los ahora integrantes de MORENA, cercanos a AMLO. Se había retirado ya de la política luego de una larga carrera que lo llevó lo mismo a Rectoría que a la Secretaría de Hacienda. Sin embargo, habiéndole prometido ya a su esposa que “no se metería más en política”, llegó López Obrador, lo contagió con su chispa por transformar a México y el resto es historia: dirigente estatal de MORENA, candidato a Gobernador y ahora Senador de la República. Pech apareció en diciembre junto a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunciando el éxito próximo a las gestiones por la liberación (en prisión domiciliaria) del ex Gobernador Mario Villanueva Madrid. Se ha mantenido vigente en la dinámica política del Senado y no quita el dedo del renglón en un argumento que palabras más, palabras menos se conceptualiza de la siguiente manera, sin ser citado textual: “Yo fui candidato de MORENA en 2016 cuando nadie se había sumando al Partido, merezco ser yo el candidato en 2022 y darle el triunfo a MORENA”.  

JESÚS POOL

“Chucho”, como le dicen sus amigos, está trabajando desde su diputación federal para convertirse en un proyecto viable para Benito Juárez. El otrora priísta, otrora joaquinista y ahora morenista, dicen que tiene puesta la mira en Cancún donde reside su mayor fortaleza política. Es un hombre destacado que ha caminado las calles, conoce las regiones, tiene olfato político y ha sabido ajustarse a los nuevos tiempos del reloj político.

LAURA BERISTAIN

 El estilo personal de gobernar de Laura Beristain causa polémica. Hay a quien le gusta su forma espontánea de trazar su proyecto, y hay quien ve en esto ausencia en el rumbo. Hay quien se fascina con su naturalidad y hay quien la quisiera más apegada al estilo político. Y hay quien cree que ganó por méritos propios, y quien opina que es una más de las beneficiadas por la ola de AMLO. Sin embargo, independientemente de cuál sea la opinión, la única realidad es que Laura Beristain, es hoy por hoy quien gobierna el segundo municipio más importante de Quintana Roo. Se ha acercado a figuras como Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Ramírez. Ha recompuesto acertadamente su comunicación social que era un desastre y se prepara, según nos cuentan, para un año 2020 de muchas inauguraciones y actos que reflejen resultados.

LAURA BERISTAIN

El estilo personal de gobernar de Laura Beristain causa polémica. Hay a quien le gusta su forma espontánea de trazar su proyecto, y hay quien ve en esto ausencia en el rumbo. Hay quien se fascina con su naturalidad y hay quien la quisiera más apegada al estilo político. Y hay quien cree que ganó por méritos propios, y quien opina que es una más de las beneficiadas por la ola de AMLO. Sin embargo, independientemente de cuál sea la opinión, la única realidad es que Laura Beristain, es hoy por hoy quien gobierna el segundo municipio más importante de Quintana Roo. Se ha acercado a figuras como Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Ramírez. Ha recompuesto acertadamente su comunicación social que era un desastre y se prepara, según nos cuentan, para un año 2020 de muchas inauguraciones y actos que reflejen resultados.

 

PEDRO JOAQUÍN DELBOUIS

 Hablar de Quintana Roo y su historia política es inevitablemente hablar de la familia Joaquín. Don Nassim Joaquín, en paz descanse, ha sido uno de los pocos hombres en la historia de México, que puede preciarse de decir que tuvo dos hijos que llegaron a ser gobernadores en su estado. Heredero de esta estirpe exitosa, no sólo en político sino también en lo empresarial, Pedro Joaquín Delbouis, nieto de Don Nassim, hijo de Pedro Joaquín Coldwell, sobrino de Carlos Joaquín González y ahora presidente municipal de Cozumel, es un elemento clave en los juegos de poder de Quintana Roo con miras al futuro inmediato. Tiene en su contra el ser miembro del PRI, partido por ahora defenestrado en la política, pero tiene a su favor la insólita posibilidad de construir, si es que los acuerdos políticos así se dan, una inédita alianza contra MORENA. Y es que no debemos olvidar que su tío, el Gobernador Carlos Joaquín González, era un prominente miembro del PRI, hasta su salida de éste partido ante los maltratos y ataques que recibía, para hacerse de la candidatura por la gubernatura en una alianza encabezada por el PAN y el PRD. Esta alianza que llevó a la gubernatura a Carlos Joaquín González, ha sido políticamente minimizada ante el mismo efecto del partido de López Obrador, pero como reza la frase: “los enemigos de mi enemigo, pueden fácilmente volverse mis amigos”. Siendo así, la mega alianza PAN-PRI-PRD, podría tener en Pedro Joaquín Delbouis una carta fuerte para disputar el gobierno del Estado en el año 2022.

LAURA FERNÁNDEZ

Ninguna mujer en la política de nuestro estado ha tenido la vigencia y el crecimiento que Laura Fernández Piña ha logrado durante los últimos 10 años. La política es una carrera más de resistencia que de velocidad. En este sentido la actual presidenta municipal de puerto Morelos, es una experta corredora de largas distancias políticas. Tuvo la grandiosa habilidad de adaptarse al cambio, construir una relación productiva con el gobierno de Carlos Joaquín González, dejar a su partido el PRI para integrarse en el Partido Verde, y ahora se presenta en este año 2020 como una opción política fortalecida lista para lo que venga. Sin lugar a dudas, la alianza nacional de facto que ha hecho MORENA con el Verde, habrá de poner sus ojos en Laura Fernández, un cuadro político valioso en los juegos del poder futuro.

JUAN CARRILLO SOBERANIS

El presidente municipal de Isla Mujeres, es un priista de cepa, el único en una posición de poder real en nuestro estado, que se ha mantenido fiel a su partido el PRI. Hábilmente ha logrado que esta fidelidad partidista, no signifique una ruptura con el gobierno de Carlos Joaquín González, sino por el contrario una posibilidad para construir acuerdos. Isla Mujeres se ha mantenido como uno de los municipios más seguros en Quintana Roo, las inversiones florecen en su zona continental y la parte insular se ha convertido en un destino predilecto para los turistas. Juan Carrillo ha mantenido un perfil bajo, más no ha dejado de trabajar. En su partido lo ven como un cuadro que hay que cuidar, pues no solamente logró la reelección cuando todos caían ante MORENA, sino que supo cohesionar a los priistas en torno a un proyecto político. Si le preguntan a él, dirá que concluyendo su segundo término se retirará a actividades privadas, pero la realidad es que desde la Dirigencia Nacional, se dice que tienen otros proyectos para él.

ÁNGEL RIVERO PALOMO

Si existe algún político de gran formación académica en nuestro estado actualmente, ese es sin duda Ángel Rivero Palomo. Un hombre que ha participado en la política desde los tiempos de Mario Villanueva, pasando por el gobierno de Joaquín Hendricks, el de Félix González Canto, el de Roberto Borge Angulo, y finalmente siendo rector de la Universidad de Quintana Roo donde llevo a esta Casa de Estudios a una transformación profunda. Retirado de la política desde hace algunos meses luego de su salida de la universidad, Ángel Rivero Palomo es el nombre que suena en los pasillos del poder para ser una carta fuerte en la candidatura por la presidencia municipal de la capital, Chetumal. Su partido político es el PRI, pero la naturaleza de Ángel Rivero Palomo le permite presentarse más como una opción ciudadana, y construir desde ahí una gran alianza de partidos.

MARIO MACHUCA

El dirigente de la CROC anunció que su organización rompió récord de afiliación en el 2019, logrando que más de 14,000 cancunenses se afiliaran a esta central obrera que él encabeza. Sorprende pues que Mario Machuca sea una excepción a la regla en lo que ha ocurrido con los miembros del PRI desde la derrota presidencial en el año 2018. Parece que Mario Machuca vio en el declive de su partido, una oportunidad para transformarlo y transformar él mismo su carrera política. Hizo lo que otros dejaron de hacer, se puso a trabajar más duro que antes. Rodeado de un equipo de personajes con frescura, innovación, ha manejado su central obrera como si se tratara de una empresa con gobierno corporativo. Cosechando beneficios para sus afiliados, transformando la manera de ejercer el liderazgo sindical. En los juegos de poder, Machuca deberá de ser alguien a quien no hay que perder de vista.

EMILIANO RAMOS

La política en Quintana Roo está plagada de muchos improvisados, son pocos los que tienen el oficio político, pero además conjuntan habilidad por naturaleza. En este último rubro cae Emiliano Ramos, personaje que lleva la política en la sangre, ha tenido la destreza de reinventarse constantemente. Concluyó su periodo como diputado local y no logró colocarse en ninguna posición ante los cambios de la oleada morenista. Sin embargo, nos cuentan que está preparando un regreso espectacular, plegado ahora hacia el Partido del Trabajo, desde donde planea contribuir con el proyecto de la Cuarta Transformación de México. Este año estará trabajando en ese proyecto que dará frutos para el año 2021.