La buena o mala salud es mental

0
34

Una conexión con el cerebro es la que mejora o deteriora nuestra salud.

Estas pruebas llevaron a los científicos a demostrar que el poder del cerebro es infinito y que cuando cree en algo no se equivoca.

 

Hasta el momento no existen evidencias científicas que avalen esta teoría, pero lo cierto es que médicos especialistas neurólogos afirman que nuestra mente influye en nuestra salud. Esto es posible mediante el pensamiento, pues este es el que define si nuestra salud mejora o empeora.

Ellos basan su explicación señalando que los estímulos son interpretados por nosotros mismos por lo cual se lleva a cabo una generación-interpretación en nuestro cerebro que es denominado como placebo y nocebo, los cuales se encargan de curar o enfermar a nuestro cuerpo.

“Se sabe que los estados emocionales producen la activación de núcleos en el cerebro que hacen que ciertas hormonas se liberen en la sangre, como la adrenalina o el cortisol. Esto afecta a las células de defensa del cuerpo y a las fibras nerviosas”, explicó Mario Alonso Puig, cirujano y miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

El efecto placebo actúa de manera positiva para nuestro cuerpo en distintas formas, incluso existen técnicas que lo emplean para hacer lo que se le llama terapias alternativas y sus beneficios son ajenos a la terapia pues lo que estimula es el efecto y lo que este genera en el paciente ya que con el simple hecho de creer que se va a curar el paciente se cura. Este efecto también es creado en famosas píldoras que todo lo curan pues están elaboradas con agua o azúcar que al ingerirlas algunas personas sienten alivio inmediato, pues se las toman con la seguridad que ese será su remedio, que el cerebro empieza a trabajar en la cura de la supuesta enfermedad.

Un estudio que fue realizado recientemente por la Universidad de Cincinnati reveló los primeros resultados de una serie de estudios que le fueron realizados a distintas personas para determinar si la mente tiene que ver con la enfermedad, en dicho estudio fueron arrojados primeros resultados en los que ayuda a los científicos a despejar dudas que aún existen sobre esta teoría. Dichos pacientes son personas que sufren de parkinson, pues comúnmente son quienes pagan más dinero por un medicamento y hacen comparación entre el precio y deciden comprar el más caro pues el barato piensan que no funcionará aun así sea la misma dosis.

Otro de los experimentos se realizó en atletas y fue hecho por la revista Medicine & Science in Sports & Exercise quien se encargó de hacer la prueba de inyectar solución salina a atletas de alto rendimiento haciéndoles creer que era una hormona llamada EPO y que tiene la función de proporcionar al organismo el rendimiento y potencia que su deporte necesita. Los atletas manifestaron menor sensación de esfuerzo, aumento de la motivación y mejora de la recuperación; sin embargo su rendimiento se elevó solo un 1.2 por ciento.