LA LECHE, ¿ES REALMENTE NECESARIA?

0
64

Mitos y verdades sobre el consumo de la leche.

Aproximadamente el 55% de las personas mayores tienen osteoporosis o un riesgo alto de tener unos huesos frágiles.

Ocho de cada 10 mexicanos toma leche, según una encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica. Sin embargo, en ciertos círculos se ha popularizado la idea de que es un alimento dañino.

Seguro has leído en Facebook o escuchado en pláticas que la leche se asocia con enfermedades como el cáncer o la diabetes. Pero un estudio publicado en una prestigiada revista científica, British Medical Journal, sugería que tomar mucha leche provocaba que los huesos de los adultos se volvieran más frágiles.

Ese riesgo se encontró en las personas que consumían más de tres vasos de leche diarios quienes, debido al alto nivel de azúcar de este alimento, presentaban inflamación en los huesos, lo que hacía que éstos se debilitaran y se pudieran fracturar fácilmente.

A pesar de que el estudio decía que se tomaran con reserva los resultados y que aplicaba a las características de la leche de Suecia, internet se encargó de popularizar los aspectos más escandalosos.

La mala fama, según la misma encuesta, no se ha popularizado. Más de 70% de los mexicanos piensan que decir que “la leche engorda” es un mito. Así mismo, 85.9% dice que la leche ayuda a mantener los huesos sanos y 59.2 % piensa que es mentira que la leche provoque alergia.

Te presentamos algunos mitos y verdades que pueden tomar en cuenta sobre beber leche.

La leche no alimenta: falso. Además de hidratos de carbono y cantidades de grasas, la leche contiene vitaminas y minerales (fósforo y calcio en grandes cantidades), y su proteína tiene la mayoría de los aminoácidos esenciales.

Los adultos no deben beber leche: incorrecto. En la actualidad, alrededor del 35% de la población humana es capaz de digerir la lactosa después de los 7 o los 8 años de edad sin ningún tipo de dificultades.

Un intolerante a la lactosa no puede beber nada de leche: incorrecto. El umbral de tolerancia depende de cada individuo, y las diferencias pueden ser grandes. Muchas personas creen que son intolerantes a la lactosa sin serlo, es muy importante un buen diagnóstico, dado que sus problemas de salud pueden deberse a otras causas, o incluso la intolerancia puede ser transitoria.

Es mejor beber leche sin lactosa desde niños: falso. La producción de lactasa depende del consumo de lactosa. Al dejar de tomarla, es posible que el niño produzca cada vez menos lactasa hasta que llegue el momento de que se enferme si bebe un poco de leche en cualquier sitio que sus padres no controlen.

La leche completamente natural es más saludable: falso. La leche contiene agentes patógenos (bacterias, mohos, protozoos, levaduras, etcétera), y requiere un proceso de pasteurización para reducirlos, sin alterar sus propiedades, y que cumpla con las normas de seguridad alimentaria.

leche