“LA PALABRA DE DIOS, ES EL CIMIENTO DE LA MISIÓN”

0
189

Jesús inicia hoy su misión salvadora y evangelizadora. La inicia cumpliendo todo lo que dicen las Sagradas Escrituras. Él es enviado del Padre que viene a cumplir todo lo que fue anunciado por los profetas. Jesús anuncia la presencia del Reino de los cielos y nos invita a la conversión: “Conviértanse porque el Reino de Dios ya está cerca”. La presencia del Reino nos invita a conocer cada vez más profundamente las riquezas insondables de Cristo, a esperar cada vez con más fuerza los bienes eternos, a corresponder cada vez más ardientemente al amor de Dios y a buscar con mayor ahínco la santidad de vida. Abramos nuestro corazón a esta venida del Reino de Dios que quiere llenarnos de su luz, de su gracia, de su amor, de su paz, de su vida y verdad.

Jesús quiso cumplir su misión, no solo ni aislado, sino en equipo. Por eso llamó a sus discípulos, para que compartieran su misión. Su misión consistió en predicar el Reino de los cielos con palabra y obras. Por eso pasó haciendo el bien y curando a los enfermos de toda dolencia y enfermedad.

Queridos hermanos, también cada uno de nosotros tiene una misión en ésta vida. Para eso vino a ésta tierra, para realizar una misión. ¿Cuál es tu misión? ¿Ya sabes cuál es tu misión, como papá, como mamá, como hermano? ¿Ya sabes cuál es tu misión en tu hogar, en tu trabajo, en tu iglesia, en tu comunidad? La Palabra de Dios es el cimiento de nuestra misión, ahí está escrita la tarea que el Señor nos encomienda. Cristo cumplió su misión, haciendo realidad todo lo que de él estaba escrito. Cristo recorrió el camino de su misión, siguiendo al pie de la letra la ruta marcada por la Palabra de Dios.

Valoremos el tesoro de la Palabra de Dios y saquemos el propósito de alimentarnos diariamente de la lectura, meditación y oración del pan de la Palabra de Dios.

 

 

.