LE NIEGAN AL CHAPO TOMAR AGUA EMBOTELLADA

0
73

Después de que Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, declarado culpable de traficar cientos de toneladas de drogas a Estados Unidos, pidiera al juez federal Brian Cogan que le dejaran comprar agua embotellada, ejercitarse al aire libre y tapones para los oídos porque no puede dormir en su celda neoyorquina, se informó que la petición del capo fue rechazada.

Los fiscales de Distrito del Este de Nueva York rechazaron la petición en la que se señalaban que el Chapo necesita tomar agua embotellada pues el agua de la llave la irritaba la garganta.

Una de las peticiones también era que Guzmán Loera pudiera disponer de dos horas de recreación al aire libre en la semana.

Sin embargo, el fiscal general Richard P. Donaghue consideró que cualquier ejercicio al aire libre podría ser particularmente problemático para el acusado, pues, aseguró que la zona en la que pretende hacer ejercicio, es un lugar despejado en la azotea en donde podría enviar mensajes a integrantes de su misma organización criminal.

“Ciertamente, una fuga a través de un techo, usando un helicóptero o cualquier otro medio relacionado sería una latente posibilidad”, indicó el juez Brian Cogan.

Extraditado desde México, el Chapo está detenido en aislamiento casi total desde hace 27 meses en una cárcel de máxima seguridad de Manhattan, el Centro Correccional Metropolitano (MCC).

Según su abogada, sus condiciones de detención, durante más de dos años “sin aire fresco o luz natural” son “crueles e inusuales” y le han dejado “cicatrices psicológicas”.

Encerrado en una celda de tres por cinco metros sin ventana, con la luz encendida las 24 horas, lo cual le ha provocado “serios problemas de privación de sueño”, solo puede hacer bicicleta fija durante una hora de lunes a viernes en otra celda y no puede ejercitarse los fines de semana, afirmó Colón.

La abogada contó que el Chapo sufre de “fatiga mental” a raíz de su aislamiento casi total “en una jaula” y hay que repetirle las cosas varias veces para que las comprenda.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL