PLATAFORMAS DIGITALES PAGARÁN IVA E ISR EN 2020

0
64

Netflix, Uber, Spotify y todos los servicios digitales que son contratados vía apps subirán de precio en el 2020, debido a que a su costo se le agregará el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

El gobierno federal propuso al Congreso gravar estos servicios de la economía digital y no ser que haya una auténtica rebelión de la bancada mayoritaria, la de MORENA, es previsible que estos impuestos sean aprobados.

La iniciativa elaborada por la Secretaría de Hacienda establece que el cobro del IVA entraría en vigor a partir del 1 de abril de 2020, a fin de que los prestadores de servicios digitales “puedan conocer las disposiciones propuestas, informar a sus clientes que además del precio del servicio les trasladarán y cobrarán el IVA correspondiente y ajustar sus procedimientos administrativos”.

¿Por cuáles servicios o apps deberemos pagar IVA?

La propuesta de Hacienda indica que el cobro de IVA sería aplicable a los servicios digitales que son de consumo final en los hogares o utilizados por las personas para su consumo individual y conllevan la descarga o acceso a lo siguiente:

  • Imágenes
  • Películas
  • Texto
  • Video
  • Audio
  • Música
  • Juegos, incluidos los de azar
  • Ambientes multijugador
  • Clubes en línea
  • Páginas de citas
  • Almacenamiento de datos
  • Obtención de tonos de móviles
  • Visualización de noticias en línea
  • Información sobre el tráfico
  • Pronósticos meteorológicos
  • Servicios de enseñanza a distancia, test o ejercicios
  • Estadísticas

“Ejemplo de lo anterior son los servicios de ‘streaming’ de audio o video para ver películas o escuchar música, entre otros”, detalla la iniciativa y tan solo este ejemplo engloba los servicios de Spotify, YouTube Premium, Netflix, Amazon Prime, HBO Go, Crunchyroll, Blim y Claro Video, más los que se prevén en el corto plazo, como Disney+, Apple TV+ y HBO Max.

La iniciativa deja en claro que no serán las empresas, sino los suscriptores los que deben pagar el IVA, como sucede con todos los productos y servicios que se compran en tiendas y negocios tradicionales.

“La carga fiscal del IVA correspondiente a los servicios digitales que se proponen gravar recaerá en el consumidor final, quien desde el punto de vista económico es el pagador del impuesto”, indica.