POR LOS PASILLOS DEL PODER

0
176

Total… ¿qué tanto es tantito?, Mientras el sector turístico advierte del peligro ante el avance desmesurado de las plataformas digitales de hospedaje como Airbnb y anuncia que las tarifas bajarán un 20 por ciento para el 2020 ante lo que consideran competencia desleal, el gobierno de la república anunció en días pasados con bombo y platillo la creación de un mega complejo de 3 mil habitaciones llamado “Grand Island” lo cual representa casi el 10 por ciento de los cuartos que se han construido en la zona de playas de Cancún en sus cincuenta años de historia.

¡Se crearán más de 7,500 empleos directos y cerca de 12,500 indirectos! Ciertamente. ¡Habrá una inversión de más de mil millones de dólares! Es lo que se calcula. Pero, ¿hasta dónde puede aguantar la zona hotelera de Cancún nuevos desarrollos hoteleros y sobre todo de semejantes dimensiones? ¿Por qué no se le informó al gobernador Carlos Joaquín acerca del lanzamiento del proyecto? Él mismo se dijo sorprendido tras el anuncio.

¿Habrían querido ocultarle algo? Por los Pasillos del Poder he escuchado opiniones encontradas. Hay quienes advierten que la Zona Hotelera de Cancún ya no aguanta más infraestructura y ponen como ejemplo que cada vez que llueve el boulevard Kukulcán se inunda y rebosa de aguas negras que se vierten en la laguna Nichupté.

Pero hay también quienes defienden el proyecto bajo la premisa de la creación de empleos y el nivel superior de calidad que promete el complejo. Al mismo tiempo, hay quienes aseguran que no sólo serán esos tres mil nuevos cuartos sino hasta 4,500 luego de que el famoso “Pueblito” (que lleva muchos años en el abandono), finalmente fue comprado por una empresa española y pronto comenzaría su remodelación lo mismo que la construcción de otro hotel de grandes dimensiones en Playa Langosta.

En el caso particular de Grand Island, fuentes bien enteradas me dicen que todos los permisos y papeles están en orden y que no habrá manera legal de detener el inicio de las obras, según calculan, en el lapso de unos seis meses. La que va en caballo de hacienda es la construcción del C-5 sobre la avenida Luis Donaldo Colosio en las cercanías del aeropuerto internacional de Cancún. Recién tuve la oportunidad de ver de cerca el avance de las obras y platicar con Yei Bee Cerecer, quien es parte del equipo del gobernador Carlos Joaquín y del secretario de seguridad pública del estado, Jesús Alberto Capella.

Me comenta que será un moderno edificio equipado con la más alta tecnología desde donde se atenderán las llamadas a los números de emergencia y se organizarán las labores de seguridad en el estado. También desde ahí se dará respuesta inmediata a hechos delictivos gracias a un sofisticado sistema de cámaras de vigilancia estratégicamente repartidas en las principales calles y avenidas. Además, como sucede en algunas películas de acción, habrá un cuarto especial de acceso restringido, donde el gobernador podrá reunirse con las máximas autoridades de los tres niveles de gobierno para coordinar las acciones en situaciones delicadas.

Según me adelantó Yei Bee, este cuarto tendrá la forma circular inspirado en un cenote que a su vez estará iluminado por una gran lámpara en el techo simulando al astro rey. Por el momento ya están listos los cimientos y las columnas de acero que sostendrán al inmueble de dos niveles que por cierto se construye con una elevación de 1.80 metros sobre la superficie para evitar que se inunde en caso de algún ciclón.

Si todo sigue como hasta ahora, el C-5 estará listo para ser inaugurado a mediados del próximo año y ya para ese entonces estaría operando con cerca de 3,000 cámaras de video vigilancia que podrían representar el cambio en materia de seguridad que los quintanarroenses demandamos.

José Martín Sámano Titular de Noticias Azteca Q Roo y Conductor de la 3ra emisión de Informativo Turquesa.

@jmartinsamano