POR LOS PASILLOS DEL PODER

0
265

Quizás usted coincida conmigo. Nunca antes había percibido tanto enojo, tanto malestar y tanta intolerancia entre mexicanos.

El auge de las redes sociales ha descubierto la peor cara que podemos tener quienes utilizamos estos medios para expresar nuestros puntos de vista. “Si no estás de acuerdo con lo que yo pienso te mereces una sarta de insultos”. Por lo menos. Y todo aquello que se suba en la red es susceptible de ser criticado, ninguneado despreciado y ridiculizado.

La pregunta es: ¿será únicamente por la situación política que estamos viviendo? ¿se deberá sólo a que los mexicanos estamos polarizados entre fifís y chairos o tiene mucho más de trasfondo? El hartazgo parece tener un origen indeterminado. La gente está molesta con la inseguridad rampante y creciente.

Con el poder absoluto y el salvajismo del crimen organizado. Con una economía que no corresponde a vivir en el llamado cuerno de la abundancia que es México, mientras que otros países emergentes han sabido aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la globalización. Con una sociedad carente ya de muchos valores tradicionales que se han perdido en cuestión de una o dos generaciones. Con religiones que han dejado de ser el refugio emocional y espiritual en momentos de crisis individual. Pero sobre todo con lo peor de la clase política que nos haya tocado ver jamás.

El congreso de La Unión, los congresos locales y hasta los cabildos municipales se han convertido infinidad de veces en escenarios de la vergüenza. En aparadores donde se exhiben las más bajas ambiciones de poder. Los ciudadanos de a pie nos sentimos abrumados. No parece haber rumbo fijo. No parece haber un futuro claro para nuestra vejez o el desarrollo de nuestros hijos.

Estamos ciertamente en un parteaguas de nuestra historia moderna. Y sin necesidad de etiquetarla como una determinada transformación, lo cierto es que estamos en un punto de quiebre que, ante el panorama actual, nos puede llevar en cualquier dirección.

A quien se ha visto muy contento es al diputado federal Luis Alegre Salazar, presidente de la Comisión de turismo en el congreso de la unión. La reciente visita del presidente López Obrador a Felipe Carrillo Puerto sirvió para que, entre otras cosas, el mandatario estampara su firma en el original de la Constitución de Quintana Roo traducida a la lengua maya, al igual que lo hizo el gobernador Carlos Joaquín González.

Para el diputado Alegre esto representó un gran espaldarazo a su esfuerzo por dignificar y darles las mismas oportunidades a los habitantes de las comunidades indígenas mayas en la entidad. Pero, además, el legislador de MORENA se siente complacido de haber sido el artífice en buena medida de frenar el madruguete a través del cual se pretendía elevar de manera desmesurada el costo del derecho de no residente DNR que había sido aprobado de inmediato y sin ninguna reflexión por la mayoría de la Cámara Baja, pero que Luis ayudó a frenar en el Senado mediante una delicada labor de cabildeo.

Por los Pasillos del Poder se escucha que esta y otras gestiones en materia turística que ha venido materializando Luis Alegre cómo el apoyo al turismo médico, podrían representar un importante capital en su futuro político. Y otro personaje que anda muy activo en distintos foros y actividades es nuestro buen amigo Amador Gutiérrez Gigi quien aspira a ser presidente de la liga mexicana de béisbol LMB.

Gutiérrez es un auténtico apasionado del deporte, tiene gran poder de convocatoria y conoce las entrañas de la organización en el llamado rey de los deportes. No en balde le tocó vivir los mejores años de los tigres de Quintana Roo que, por cierto, para quienes amamos la pelota caliente, ya es un hecho que permanecerán en nuestro estado para la próxima temporada.

¡Hasta la próxima! cuídense mucho, pásenla bien y como siempre, les mando un fuerte abrazo donde quiera que estén.

José Martín Sámano Titular de Noticias Azteca Q Roo y Conductor de la 3ra emisión de Informativo Turquesa.

@jmartinsamano