POR LOS PASILLOS DEL PODER

0
410

Como a muchos de ustedes, amigos lectores, la tragedia ocurrida a principios de enero en una escuela de Torreón, Coahuila, me sacudió las fibras más sensibles. Un alumno de 11 años, aparentemente tranquilo, con buenas calificaciones y sin problemas emocionales evidentes; pero eso sí, con una historia difícil de vida tras la muerte de su madre soltera y estando el cuidado de sus abuelos maternos, decide un mal día, viernes 10 de enero, que “ese” era el día.

Así lo dijo antes de comenzar a disparar con dos pistolas dando muerte a su maestra, lesionando a seis personas, entre alumnos y otro profesor antes de suicidarse. Desde mi punto de vista varios factores incidieron de manera directa en este terrible desenlace. Por supuesto, la situación familiar. La figura materna o paterna es fundamental para la formación de un jovencito pre adolescente. No la tenía.

Tampoco tuvo quien la orientara para poder asimilar la violencia de los videojuegos que hoy proliferan y son de los preferidos entre los menores de edad y que se venden sin ninguna restricción. Porque si bien millones de niños, jóvenes y adultos los utilizan a diario, sólo en casos excepcionales estos juegos violentos llegan a convertirse en una obsesión como ocurrió a este joven.

Seguramente también a través de internet dónde hoy por hoy no existe ningún filtro de contenidos, el muchachito investigó y aprendió acerca de las masacres que han ocurrido principalmente en escuelas de Estados Unidos como la de Columbine, cerca de Denver, Colorado (de hecho, utilizó una playera similar a la de Eric Harris uno de los responsables de aquella masacre ocurrida en 1999).

A esos jóvenes criminales tristemente célebres, de seguro los veía como héroes. Por otra parte, llama la atención la forma en que pudo hacerse de las dos armas de fuego, aprender a cargarlas y dispararlas -lo cual no es tan sencillo-, y por supuesto introducirlas en el plantel. Cero restricciones. Hoy nos preguntamos aterrados, si es que estamos ante el inicio de una oleada de eventos de este tipo en los que alumnos resentidos con su entorno y vacíos en sus corazones estén dispuestos a realizar nuevos tiroteos en los centros escolares de nuestro país. Copycat le llaman en Estados Unidos a esa forma de imitar patrones criminales.

Y bueno por lo pronto después de el niño que se convirtió en asesino y suicida, las autoridades de Coahuila finalmente deciden la tapar el pozo estableciendo como obligatorio el operativo al que llamaron “mochila segura y sana”. Paradójicamente los padres de familia en aquella región se habían negado a permitir este operativo alegando supuesta violación a los derechos humanos de sus hijos. Imagino el cargo de conciencia que habrán de tener muchos de ellos luego de lo sucedido.

Y yo me pregunto: ¿quién al momento de abordar un avión se ha quejado de violaciones a sus derechos humanos por el hecho de que revisen su persona y su equipaje? Simplemente se hace porque es necesario para salvaguardar la vida y la seguridad de pasajeros y tripulación. Es una costumbre aprendida y aceptada a nivel mundial.

¿Por qué no establecer revisiones ya sea de rutina o aleatorias en todas y cada una de las escuelas del país? Quien nada debe nada teme, dicen por ahí y como padres de familia deberíamos de ser los primeros en pugnar por acciones que vayan encaminadas no sólo a evitar que los alumnos introduzcan armas en las escuelas, sino también por supuesto drogas.

Sabemos que en Quintana Roo conseguir mariguana, tachas, coca y otras sustancias prohibidas es tan fácil para los estudiantes cómo comprar unas papitas en la cooperativa. Por los Pasillos del Poder en el congreso del estado ya algunas diputadas y diputados han dicho que quieren tomar esta bandera de los operativos mochila en las escuelas. Y qué bueno. Me parece que es momento de tapar todos los pozos y mandar al diablo ese falso concepto que se tiene de los derechos humanos cuando de lo que se trata es de cuidar el más valioso de nuestros tesoros. Nuestros hijos.

Recuerde que además de esta columna los espero de lunes a viernes a las 3:30 pm en Hechos Meridiano Quintana Roo de TV Azteca y a las 19:00 en Informativo Turquesa Tercera Emisión.

Mientras tanto cuídese mucho pásela bien y como siempre le mando un fuerte abrazo donde quiera que esté.

José Martín Sámano Titular de Noticias Azteca Q Roo y Conductor de la 3ra emisión de Informativo Turquesa.

@jmartinsamano