¿QUÉ NOS HACE MENTIR?

0
67

Queridos lectores y lectoras, en esta ocasión les hablaré sobre los principales motivos de las mentiras.

El ser humano tiende a mentir, de manera consciente o inconsciente. Pero ¿por qué lo hace? En estas líneas ustedes encontrarán algunas de las explicaciones a mentiras que les han dicho en su vida, o bien, que ustedes han utilizado.

Seguramente, conocen varios tipos de mentiras: las espontáneas o las planeadas; las “piadosas” o las mal intencionadas; etc. Todos mentimos de alguna u otra forma; sin embargo, las mentiras no son todas iguales. El hecho de mentir está relacionado con la obtención de distintos satisfactores. Les explico:

Hablamos, a veces con la verdad, a veces con falsedad, para alcanzar nuestros objetivos; en ocasiones, cuando el medio de la honestidad falla entonces empleamos el recurso de la mentira.

Les mencionaba que al mentir se busca satisfacción, desde varias perspectivas. De acuerdo con investigaciones divulgadas por National Geographic Society, se aplicó a varias personas una encuesta sobre los motivos de que faltan a la verdad, de la cual resulta que el 16% lo hace para obtener un beneficio económico; el 15% para obtener beneficios personales más allá del dinero. Sobresale que el 22% lo hace para esconder un error o una fechoría, por ejemplo cuando se olvida enviar un correo en el trabajo o se manda con equivocaciones, o bien, cuando se le roba a una persona.

Otra de las razones por las cuales mentimos, es por evasión. Esto es, para evitar personas o escapar de ellas. Por ejemplo, ¿les ha pasado que su suegra los invita a cenar en su casa, pero ustedes no quieren ir? ¿Muchos de ustedes qué responden? Una mentira clásica es: “ya tenemos compromiso”. En la encuesta a la que me refiero, el 14% contestó que, precisamente, utiliza mentiras por evasión.

Otros factores para mentir son: el patológico, es cuando se ignora o desprecia la realidad; el malicioso, es el peor de todos porque se actúa para lastimar o perjudicar a los demás, se hace por gusto a la maldad y en ocasiones con alevosía y premeditación.

¿Qué tal el factor social o amable, para mentir? Se falta a la verdad para mantener roles o evitar groserías. La necesidad de aceptación que el ser humano tiene lo lleva a decir mentiras de tinte social. Otro factor para mentir es la auto personificación, la cual consiste en moldear una imagen positiva de nosotros mismos. Un claro ejemplo de mentiras por factores social y de auto personificación, en el ámbito laboral, es atribuirse logros personales que más bien le corresponden a otro empleado o a todo un equipo de trabajo.

Quizás en alguna ocasión han mentido a alguien para evitar lastimarlo, porque saben que si le hubieran dicho la verdad herirían sus sentimientos. Hay quienes se justifican calificando a esta mentira como bien intencionada, aunque en realidad no deja de ser eso: una mentira.

También se dicen mentiras para el buen humor. Su objetivo es hacer reír a la gente. Para ello, en ocasiones, se exagerara alguna actividad o situación vivida.

De acuerdo con los científicos, faltar a la verdad es parte del proceso de desarrollo humano. Es tanto como caminar y hablar, ya que esta habilidad es sin duda una característica aprendida de la herencia ambiental.

El cerebro miente cuando siente la necesidad de poner a prueba su independencia.

Hasta aquí esta columna, porque tengo que ir al aeropuerto para pilotear mi propio jet privado con destino a unas islas paradisíacas del Pacífico, a pesar de los huracanes que ahorita hay allá, pues son menos estresantes que el exceso de tráfico de Cancún en horas pico. ¿Será que acabo de mentir? De ser así, por qué. ¿Porque mi suegra nos invitó a mi marido y a mí a cenar a su casa hoy? ¿O quizás porque quise mantener el buen humor de ustedes haciéndolos reír?