¿RELACIÓN TÓXICA?

0
23

En ocasiones se llega a tener relaciones tóxicas de pareja, con novios y novias, esposos y esposas, que hacen la vida insoportable. Aunque pensemos que en nuestra relación de pareja hay amor, se pueden producir en ella algunas dinámicas peligrosas que rozan la línea delgada del maltrato psicológico.

Los casos de relaciones de este tipo pueden ser más o menos severos. Es, justamente, el tema del que les hablo en mi columna de esta semana. Bajo determinadas situaciones y circunstancias, pueden surgir anomalías entre ambos miembros de la pareja. Aquí te muestro algunas señales de si estás o no dentro de una relación tóxica, bajo la forma de actitudes de control y celos:

Uno. A tu pareja le molesta que pases tiempo con tus amigas o amigos, o con familiares.

Dos. Tu pareja controla tus gastos personales. Te los limita o prohíbe.

Tres. Tu pareja investiga tus redes sociales y hackea o revisa tu celular o tu computadora.

Cuatro. Tu pareja te pregunta constantemente por tus horarios y elabora un plan para evitar que salgas de sus esquemas, para así poderte tener observada u observado.

Es muy común que en este tipo de relaciones exista la manipulación o el chantaje emocional. Esto es, que si no cedes ante la voluntad de la persona -en este caso tóxica-, te controla recurriendo a la culpa, el miedo o la obligación, para que termines haciendo lo que ella quiere.

Todos hemos tenido actitudes tóxicas en algún momento de nuestras vidas. Varios autores explican el cúmulo de actitudes y conductas que indican si se está en una relación desagradable de pareja, así como algunos de los factores por los cuáles se está ahí, entre ellos la soledad, la codependencia y el miedo a estar solo.

Es muy fácil ver las fallas de los demás y muy difícil darte cuenta si tú estás siendo la persona tóxica. Podemos cometer errores y tener algunos tropiezos. Sin embargo, lo importante es ser consciente de que, a pesar de eso, respetamos la individualidad de cada persona y entendemos desde el amor para darle vida a la razón.

¡Quiérete! ¡Apapáchate!