“SEÑOR AUMENTA NUESTRA FE”

0
123

Por: + Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, L.C. |Obispo Prelado de Cancún-Chetumal | @PedroPablObispo | FB/PedroPablObispo

1. “Y no pudo hacer ahí ningún milagro. Sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos, y estaba extrañado de la incredulidad de aquella gente.

 

Luego se fue a enseñar en los pueblos vecinos”.
Un día comentó una señora: un padre le impuso las manos a mi hijita. Ella tenía una gran infección e iba a perder el oído y parte de su cerebro. Ya estaba todo infectado. Pero el padre le impuso las manos, oramos todos y la operación salió perfecta. Ahora está muy bien mi hija. La fe hace milagros. Cristo vino a hacer milagros. Cristo quiere hacer milagros. Cristo quiere curarnos de todas nuestras enfermedades físicas, espirituales, morales pero hace falta tener un poquito de fe. Si no tenemos fe no podemos lograr ese milagro.

 

2. Aquel papá que le decía a Jesús, cura a mi hijo porque tus discípulos no pudieron y el Señor le dijo: “¿Tienes fe?”. El hombre respondió: Sí Señor, tengo fe, pero aumenta mi fe. Nos falta fe eso es lo que pasa. El Señor quiere hacernos el milagro. Quiere hacerte el milagro de curar a tu esposo, a tu hijo que anda en malos pasos, de hacerlo volver al buen camino, pero pídele con fe y con mucha paciencia. Así como le pasó a santa Mónica con su hijo san Agustín. Ella pasó 38 años, con muchas oraciones, lágrimas y súplicas de día y de noche al Señor, hasta que el Señor le hizo el milagro de la conversión a su hijo. Hay milagros físicos y milagros morales. San Agustín se convirtió en un gran santo y había sido un gran pecador. Andaba en muy malos pasos pero volvió al camino del Señor. Así que tú mamá, tú papá, pídele al Señor el milagro de la vuelta de tu hijo al buen camino porque con fe, con paciencia todo se alcanza.

 

3. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron pero a los que sí lo recibieron les dio el poder de ser hijos de Dios.

La luz vino a las tinieblas y las tinieblas no quisieron a la luz porque sus obras eran malas. Eso es lo que nos pasa también, que la falta de fe y las obras malas no quieren que llegue la luz porque se va a descubrir que nuestras obras son malas. Hay que ser buenos. Para pedir hay que saber pedir bien y hay que también saber pedir y pedir cosas buenas para que el Señor nos conceda esa conversión del corazón. 

 

Señor aumenta nuestra fe. Señor ayúdanos a crecer en la fe. Señor haznos el milagro que necesitamos. Señor haz que nuestras obras sean buenas para que abramos el corazón y recibamos toda la luz, toda la salvación y toda la gracia que tú nos traes. La Bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes. Así sea.

.