25 C
Cancún
viernes, abril 12, 2024

Header Ad

- Advertisement -

Entre autenticidades y disfraces: el teatro de las campañas electorales en la era digital

En el movible teatro de la política quintanarroense, donde la autenticidad y el espectáculo, a menudo, se entrelazan en una danza caótica, la carrera hacia las elecciones se convierte en un terreno fértil para el análisis.

En este contexto, no es raro ver cómo los estrategas políticos despliegan una variedad de tácticas, algunas rozando lo absurdo, en un intento por conectar con el electorado. Desde candidatos que, olvidando por momentos la sobriedad que su posición demanda, se lanzan a la distribución de ropa interior como si de promesas se tratasen; hasta aquellos que, en un intento desesperado por parecer “del pueblo” adoptan atuendos que más bien parecen sacados de una mala interpretación de la rebeldía juvenil, con una gorra multicolor en posición de vago.

Esta peculiar forma de hacer campaña, donde la congruencia brilla por su ausencia, se convierte en un espectáculo digno de ser analizado. En un mundo ideal, la política debería ser un escenario para el debate de ideas y propuestas que busquen mejorar la vida de la ciudadanía. Sin embargo, lo que observamos es una carrera por la apariencia, donde la autenticidad se ve sacrificada en el altar de la imagen pública.

Los candidatos, en su afán por mostrarse cercanos al pueblo, recurren a todo tipo de argucias que rayan en lo ridículo y olvidan que la ciudadanía, cada vez más informada y crítica gracias al avance de las tecnologías de la información, busca representantes cuyas acciones y palabras estén alineadas con valores de integridad y honestidad.

En este circo político, las redes sociales y los dispositivos móviles juegan un papel crucial. Ya no es posible esconder las incongruencias detrás de un eslogan bien diseñado o una campaña publicitaria estratégica.

Cada paso en falso, cada promesa vacía, cada intento desesperado por parecer “uno más del pueblo”, es inmediatamente capturado, comentado y difundido, reduciendo la vida útil de la falsedad política a un abrir y cerrar de ojos.

Así, nos encontramos en un punto de inflexión donde la ciudadanía no sólo demanda, sino que también verifica la autenticidad de sus líderes. La tarea de los candidatos, entonces, además de convencer al electorado de su capacidad para gobernar, también lo deben hacer respecto de su genuinidad como seres humanos.

En este sentido, aquellos que logren navegar las turbulentas aguas de la campaña con una mezcla de sinceridad, empatía y propuestas sólidas, serán quienes verdaderamente conecten con el corazón de la gente.

En los días venideros, será fascinante observar quiénes son capaces de adoptar este enfoque auténtico y quiénes, por el contrario, se pierden en el intento de disfrazarse de lo que no son.

La política, después de todo, es el arte de lo posible, pero en la era digital, es también el arte de ser real. Y en este escenario, sólo aquellos que entienden que la verdadera conexión con el pueblo trasciende las estrategias de campaña, podrán aspirar a algo más que un efímero paso por el escenario político.

La pregunta que queda, entonces, es clara: ¿Quiénes serán los que, al final del día, logren convencer a Juan Pueblo no sólo con sus palabras, sino con sus acciones?

El gran circo de las plurinominales en Quintana Roo

En el siempre impredecible y a veces circense escenario de la política quintanarroense, la batalla por las codiciadas posiciones plurinominales se perfila como una mezcla de estrategia, ambición y, ¿por qué no decirlo?, desesperación. La danza de nombres y las apuestas están al rojo vivo, y en este juego de sillas musicales algunos podrían terminar de pie, mientras que otros, bueno, sin silla y, posiblemente, sin partido.

Morena, ese coloso que navega en las aguas de la política con la gracia de un transatlántico en plena tormenta, parece tener sus cartas listas para repartir. Nombres como Jorge Sanén, Flavio Carlos Rosado, Ángel Rivero, Alejandro Luna, o bien como Anahí Mendoza Samos y Joana Acosta, están prestos para ir a dichas posiciones.

En el reino de Morena, renovarse o morir parece ser el lema, excepto para aquellos que ya han probado las mieles del poder; para ellos, es tiempo de decir adiós y dejar el escenario a nuevas promesas.

El Partido Verde, por otro lado, se asemeja más a un club de leales seguidores de Renán Sánchez, quien, ante la falta de una corona municipal, opta por el consuelo de una pluri. A su lado, una colección de nombres que bien podrían ser parte de una alineación estelar en un partido de futbol: Mauricio Góngora, Óscar Révora, Benjamín Vaca, Mercedes Rodríguez, entre otros, todos preparados para defender los colores del tucán, en un intento por mantener la relevancia en un ecosistema político que cambia más rápido que la moda.

El PAN, esa entidad que a veces parece más dividida que una telenovela de divorcios, tiene en su único asiento plurinominal una especie de premio de consuelo para los que sobrevivan la tempestad interna. Cinthya Millán, la actual ocupante, podría estar viendo cómo su silla se convierte en el trono de Reyna Tamayo, en un cambio de guardia que promete más drama que una final de reality show.

Movimiento Ciudadano, en un giro que sorprende absolutamente a nadie, podría convertirse en el ejemplo clásico de nepotismo con José Luis Pech, contemplando enviar a uno de sus vástagos a ocupar el espacio plurinominal. A su lado, Erika Cornelio se mantiene lista, posiblemente esperando que el apellido no sea el único criterio de selección.

El PRI, fiel a su estilo de interpretar las reglas con la flexibilidad de un contorsionista, podría estar viendo cómo su tradición de “estatutos flexibles” lleva a Arturo Contreras Castillo o Pedro Flota Alcocer a la línea de partida.

Y en el caso de esos partidos que parecen más bien fantasmas políticos, como el MAS o el PRD, el panorama se presenta no tanto como una lucha por la relevancia, sino más bien como una batalla por la supervivencia, en un ecosistema donde ser recordado es ya un logro. En el Sol Azteca la figura solitaria de Leobardo Rojas se erige como un testamento a la resistencia, o a la falta de opciones y la próxima pérdida de registro.

Así pues, el espectáculo de las plurinominales en Quintana Roo promete ser un despliegue de tácticas, traiciones, y sorpresas, digno de la mejor de las series políticas, con el pequeño detalle de que, en este caso, el guion lo escribe la realidad. Y como siempre, el público espera impaciente en las gradas, listo para aplaudir, criticar o simplemente maravillarse ante el ingenio (o la falta de este) de sus protagonistas.

Curva peligrosa…

En el horizonte energético actual, el gas natural se erige como el pilar sobre el cual se cimenta el futuro. Este recurso, abundante y versátil, es hoy en día una pieza clave en la transición hacia un modelo energético más sostenible y eficiente.

Su capacidad para generar energía con una huella de carbono significativamente menor, en comparación con los combustibles fósiles tradicionales, como el carbón y el petróleo, lo posiciona como una opción vital para alimentar el desarrollo sostenible. 

En este ámbito de optimismo energético, Cancún y Playa del Carmen se encuentran en un estado de júbilo anticipado, esperando con gran expectativa la llegada del gas natural a sus hogares, industrias y comercios.

Esta expansión representa un avance en términos de eficiencia energética y reducción de costos, además de un significativo impulso hacia la modernización de la infraestructura local. La llegada del gas natural a estas emblemáticas ciudades augura una mejora en la calidad de vida de sus habitantes, y promete revolucionar el panorama industrial y comercial, ofreciendo nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo sostenible que resonarán en toda la región.

En un día de celebración y reflexión, es un honor para mí dirigirme a ustedes, estimados lectores, para conmemorar los 14 años de trayectoria del Periódico Espacio. En este tiempo, Espacio se ha destacado por su compromiso con la verdad, la objetividad y la profundidad en su cobertura, convirtiéndose en un referente indispensable para quienes buscamos una mirada crítica y analítica de la realidad.

14 años de Periódico ESPACIO

En este aniversario, no puedo dejar de reconocer el arduo trabajo de su directora, Saira Muñoz, una líder visionaria que ha guiado al equipo de Espacio con pasión y dedicación. Su compromiso con el periodismo de calidad y su valentía para enfrentar los desafíos del medio son un ejemplo para todos nosotros.

Asimismo, quiero extender mis felicitaciones a Félix, esposo de Saira Muñoz, por su apoyo incondicional y su contribución al éxito de este proyecto. Detrás de cada gran mujer, suele haber un gran hombre, y Félix ha sido un pilar fundamental en el camino de Espacio hacia la excelencia periodística.

En un momento donde la información veraz y el análisis profundo son más necesarios que nunca, celebramos el papel vital que desempeña Espacio en nuestra sociedad. Que estos 14 años sean solo el inicio de una larga y fructífera trayectoria, donde la búsqueda incansable de la verdad siga siendo su principal bandera. ¡Felicidades a todo el equipo de Espacio por este logro tan significativo!Y recuerden… esto es sólo para informad@s, si ustedes no estuvieran ahí leyendo yo no estaría aquí escribiendo, y si ser Malix el Huso Horario, el Whatsapp, el Facebook, Twitter, la CFE, López, el Covid19, los troles y envidiosos nos lo permiten nos leemos pronto Dios mediante, pero que sea Xlalibre

Joaquin Quiroz
Joaquin Quiroz
Periodista, analista político, columnista, orgullosamente quintanarroense.

Related Articles

Stay Connected

435,231FansMe gusta
210,607SeguidoresSeguir
3,484,487SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

Latest Articles