29 C
Cancún
miércoles, febrero 28, 2024

Header Ad

- Advertisement -

Gaza, Sudáfrica y por qué nos compete al mundo

La guerra entre Israel y Hamás cumplió más de cien días después de los terribles ataques terroristas del 7 de octubre, y junto con ello, se cumplen cien días de la respuesta militar más agresiva del Estado de Israel contra Hamás en la Franja de Gaza impactando la vida de más de 2.3 millones de civiles palestinos (en su mayoría menores de edad), hasta la fecha más de 21, 110 palestinos han sido asesinados por los bombardeos de las fuerzas militares israelíes en Gaza además de 7, 780 personas desaparecidas, quizá debajo de los hospitales o centros de resguardo que han sido objeto de misiles de forma indiscriminada.

Los ataques no solo se reducen al asesinato de palestinos en un espacio de 365km2 (lo que mide la Franja de Gaza), también alcanzan la muerte de personal humanitario de la Organización Mundial de la Salud, La Media Luna Roja (Cruz Roja Internacional) o periodistas reportando desde el centro de la tragedia.

Los datos mencionados anteriormente se basan en el reporte legal de 84 cuartillas que presentó hace unos días Sudáfrica frente a la Corte Penal Internacional de Justicia en La Haya, Países Bajos.

Pues si existen “reglas de la guerra”, la estrategia de Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí y los altos mandos militares de Israel han violado abiertamente cada una de ellas.

Y la diferencia es que mientras Hamás es un grupo terrorista que ha causado desgracia, dentro y fuera de Palestina, y en contra de Israel y el pueblo judío. Israel es un Estado Reconocido por la ONU, es un país que existe (y tiene derecho de existir) desde hace 78 años ante los organismos internacionales, y debe de responder ante los ataques sistemáticos que ha implementado contra la población palestina en esta última fase de la escalada de la guerra.

El reporte de que presentó Sudáfrica usa una palabra clave, y dura: genocidio.

Explícitamente, comprueba las estrategias contra la población civil implementadas por Israel para el asesinato, mutilación, deshidratación, hambruna, orfandad, limitaciones en comunicación, movilidad, atención médica, acceso a agua potable o corredores humanitarios para las y los palestinos que se encuentran en una de las zonas más crueles y desoladas del mundo.

Sudáfrica, un país con sus propias limitantes, y con un historial de apartheid, es una de las pocas naciones valientes que se atreve a nombrar y atribuirle la responsabilidad a un estado que se autodenomina “libre” y democrático, pero que hoy actúa por todas encima de cualquier ley internacional.

Esto poner en riesgo diario, no sólo a los millones de personas palestinas, fuera y dentro de Gaza o la Cisjordania, sino también a la urgente resolución por la devolución de rehenes de Hamás, y el incremento de un sentimiento antisemita, sembrado en el miedo y la ignorancia, contra la comunidad judía israelí e internacional que lejos está de las decisiones militares de sus mandos.

En un panorama doloroso, Sudáfrica dice “nunca más”, y arrasa con el ejemplo.

Related Articles

Stay Connected

435,231FansMe gusta
210,607SeguidoresSeguir
3,484,487SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

Latest Articles