spot_img

«NORMAS LEGALES»

En el tiempo que hemos venido colaborando en este Espacio, hemos tocado algunos conceptos jurídicos, con la principal motivación de, además de dar a conocer algunas de sus características esenciales; procurar resaltar que el Derecho y las normas que éste recoge, compila, codifica, interpreta y demás, en una gran porción son fruto del diario devenir de las sociedades y, por tanto, contienen hipótesis cercanas a nuestro actuar consuetudinario y sus consecuencias nos impactan de manera directa.

Así, por ejemplo, hemos escrito, entre otros más, acerca de la Prueba, sus elementos y principal función que es la de crear convicción en el ánimo del juzgador para poder dar cumplimiento al adagio de que: quien afirma, tiene la carga de probar; esto es, nadie puede acusar sin demostrarlo. También, hemos hablado del origen y motivo de la División de Poderes en la mayoría de los Estados modernos, recordando a Montesquieu, los enciclopedistas, los Padres de la Nación norteamericanos, así como las razones y fundamento de la creación de los pesos y contrapesos para evitar la concentración de Poder en uno solo de esos poderes.

De los elementos que, en nuestro orden legal, tiene el sistema electoral; cómo y porqué se lleva a cabo el sufragio, que requisitos deben satisfacer los partidos políticos, su forma de actuar, lo que en su conjunto marca la manera establecida en nuestro País para acceder al Poder público. De la facultad y atribución que tiene el Estado de manera única de hacer prevalecer el orden y la aplicación de la Ley —entendida como el conjunto de normas que nos hemos dado—, regresar a ese orden en caso de que se “rompa”, y ello haciendo incluso uso de la fuerza pública para conseguirlo. De la relevancia del Sufragio Efectivo, no Reelección y el camino que tuvo que recorrer nuestro País.

De la Guardia Nacional y la importancia de que ésta responda a un mando civil, integrada por civiles

—con entrenamiento y armamento para militar—, alejada y diferenciada de las fuerzas armadas cuya labor está muy clara y delimitada en nuestro derecho positivo, distante de la conservación del orden interno, salvo cuestiones muy graves; así como en lo relativo a su cadena de mando.

Hemos comentado algunas de las formas de gobierno, como la democracia y la oclocracia, resaltando sus bondades y defectos, y de dónde resaltó que, de querer evitar el circulo establecido por Polibio, de donde de la democracia se pasa, inevitablemente dice, a la oclocracia y de ahí a la tiranía; debe fortalecerse a la democracia, fundamentalmente con educación, transparencia, información y un eficaz y eficiente sistema de contrapesos.

De la importancia de las Instituciones, mismas que han costado tiempo, luchas, esfuerzos y también sangre, para conseguirlas. Entre ellas los órganos y organismos autónomos a los que, con el desfasamiento en la coincidencia de los nombramientos de sus integrantes, de los periodos de vigencia de los distintos gobiernos y con presupuesto propio, entre otras, para hacer un gobierno honesto, eficaz, transparente, al servicio de la población a que deben servir; sin presiones ni intromisiones de los gobernantes.

Este brevísimo recuento, con apenas unas referencias a las cualidades de los temas tratados —de por sí someramente— viene a colación por los sucesos acaecidos hace unos días en los Estados Unidos de América con motivo de la certificación que debía hacerse, conforme a su legislación, de

la elección de Presidente en esa nación en el Capitolio en la ciudad de Washington, D.C., sede del Poder Legislativo federal de los norteamericanos

Entre los antecedentes que originaron los disturbios que fueron ampliamente divulgados por los medios masivos de comunicación, redes sociales incluidas, pueden identificarse: la falta de reconocimiento de haber perdido la elección por parte del todavía Presidente Trump; las acusaciones y descalificaciones realizadas, sin el aporte de prueba alguna, de trampas y fraudes realizados en su perjuicio; el discurso pronunciado, larga y constantemente, para dividir a la población entre — por decirlo pronto—, buenos y malos, y con ello la polarización social provocada; la divulgación y promesa de grandiosos logros, siempre futuros, en muchos casos irrealizables o inalcanzables; el azuzamiento y provocación hacia los que se consideran enemigos o adversarios, para hacerlos a un lado.

Lo visto fue de gran impacto, sobre todo si se considera que sucedió en el corazón de quienes se han autonombrado como los defensores de la democracia en el mundo, y aunque es pronto para saber cómo desembocará todo, habrá que reconocer desde ahora, que el sistema democrático de los Estados Unidos de América, y sus instituciones, volvieron a dar ejemplo.

En menos de doce horas, la situación estaba controlada y el Capitolio en manos del Gobierno. En menos de 24, quienes encabezaron la revuelta — incluidos el señor disfrazado de vikingo y quien llegó a la silla de la líder de los demócratas en la Cámara de Representantes— detenidos y en espera de ser procesados.

El uso de la fuerza pública sin prejuicios, temores ni fantasmas, llegándose inclusive a la detonación de armas de fuego, y eso que a nadie se le ocurrió “grafitear”, quemar puertas, destruir pisos, incendiar archivos, lanzar bombas molotov a los policías, o instalar tiendas de campaña para pernoctar. Una Guardia Civil activada por el legislativo y que en cuestión de horas retomo el recinto y reestableció el orden.

En fin, hechos que, es inevitable, nos hacen pensar en nuestro País, sus coincidencias y diferencias; lo que, por ahora, por razones de espacio, serán motivo de un ulterior ejercicio.

Por lo pronto, ahí queda el ejemplo y con ello, el reforzamiento en nuestra convicción de la importancia del Derecho. Que las normas tienen un objetivo y que su desconocimiento o falta de respeto o acatamiento, traen consecuencias, en ocasiones muy graves para el ciudadano común, el de a pie y de ahí la necesidad de que la mayor cantidad posible de ciudadanos se acerquen al conocimiento, origen y pretensiones de las normas, a fin de que todos participemos en la construcción, dentro del orden legal, con convencimiento, de un mejor país.

spot_img
spot_img
spot_img

últimos articulos

¿EXISTEN DIOS Y LOS OVNIS?

Desde el punto de vista científico, no existe evidencia concluyente que respalde la existencia...

AMLO RECONOCE QUE TIENE DIFERENCIAS CON MONREAL

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció este viernes que sí tiene diferencias con...

Julieta Vargas Laguna

Delegada en Quintana Roo de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de...

AMLO DEFIENDE EL AEROPUERTO FELIPE ÁNGELES

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, defendió este viernes el Aeropuerto Internacional Felipe...
spot_img
spot_img

Más

¿EXISTEN DIOS Y LOS OVNIS?

Desde el punto de vista científico, no existe evidencia concluyente que respalde la existencia...

AMLO RECONOCE QUE TIENE DIFERENCIAS CON MONREAL

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció este viernes que sí tiene diferencias con...

Julieta Vargas Laguna

Delegada en Quintana Roo de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de...