30.6 C
Cancún
jueves, junio 13, 2024

Header Ad

- Advertisement -

¡Qué manera de perder!

La estrofa más intensa quizás en esta canción inolvidable del maestro Cuco Sánchez habla precisamente de una gran desilusión como la que ahora sufren millones de mexicanos que soñaron con una milagrosa victoria de la oposición el pasado dos de junio. De una amargura por algo que pudo ser y no fue, pero que además terminó bajo el peor de los escenarios posibles.

«Ahora sí ya es imposible -dice también este clásico de la música ranchera-, el seguir juntos tú y yo». «Al perderte voy ganando, anda vete a ver qué encuentras y que te bendiga Dios». El amasiato en trío bizarro formado por el PRI, PAN y PRD explotó como globo de Cantoya porque simple y sencillamente no tenía manera de sobrevivir a sus enfermedades congénitas.

Ya no queda ni sombra de aquel otrora poderosísimo PRI al que su infumable líder nacional, Alito Moreno, se encargó de clavar el último clavo de su ataúd. Los del tricolor todavía tuvieron el cinismo de menospreciar la desbandada de distinguidos miembros que comenzó incluso desde hace tiempo y que presagiaba el hundimiento de aquel Titanic de antaño.

El PAN, ya sin rumbo ni fe, jamás hizo buena química ni con sus compañeros de alianza ni con el electorado que se fue diluyendo desde el final del sexenio de Fox y que con Calderón terminó por deslavarse entre una clase media que tampoco tuvo la fuerza para sostenerse. Ah… y el pobre PRD… un muerto viviente… el partido creado como trampolín por el gran Tlatoani quien, bronceado por el Sol Azteca, cambió de piel para convertirse en un semidiós.

Sin fuerza ni corazón, esa fue la alineación que enfrentó, con glorieta naranja en el camino, al tsunami guinda y patiños que le acompañan. De Xóchitl, no tengo la menor duda, es una mujer que no tuvo de otra para tratar de enfrentarse a Goliat. Pero el desparpajo con carisma a medias, su lenguaje florido a veces incómodo y varios errores en su campaña evitaron que hiciera «click» para cambiar de opinión a los seguidores del régimen.

La pregunta bajo el nuevo escenario en el sexenio por comenzar es la siguiente: ¿Será Movimiento Ciudadano, quitando del camino a Dante Delgado y aprovechando a figuras como Álvarez Máynez, el mismo gobernador de Jalisco Enrique Alfaro y el prometedor Luis Donaldo Colosio Riojas el partido capaz de construir una gran oposición al menos para ejercer un contrapeso democrático en el país? Hará falta mucho más que una canción pegajosa.

P.D. para el PRI, también de Cuco Sánchez… Hoy que estás acabado…

Related Articles

Stay Connected

435,231FansMe gusta
210,607SeguidoresSeguir
3,484,487SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

Latest Articles