18 C
Cancún
sábado, febrero 24, 2024

Header Ad

- Advertisement -

Reflexiones

La vida no es fácil para que no está preparado para afrontarla. Y no me refiero a los grandes problemas como enfermedades graves, accidentes, pérdida de empleo o conflictos familiares.

Le estoy hablando acerca de temas tan simples como levantarse hoy por la mañana y descubrir que el cuarto de servicio está completamente inundado, la bomba de agua trabaja sin parar en el patio frontal de la casa y no tengo idea si al meter los pies al agua para alcanzar el interruptor voy a quedar electrocutado.

Sería una forma muy estúpida de morir, pienso mientras trato de descifrar la manera de solucionar la emergencia. Todavía no amanece y a esta hora no hay plomero que te responda. Llamarle a un amigo para que te ayude tampoco parece muy buena idea porque además vas a quedar en evidencia.

Finalmente, me armo de valor y como el hombre araña, aferrado a las paredes y armado con un palo de escoba, logro apagar la mentada bomba. Por lo menos el agua no se seguirá tirando mientras llega el señor que todo me resuelve en casa.

Y este tiempo me da para pensar por qué nunca aprendí a realizar ciertas sencillas tareas de todo tipo que seguramente me habrían sacado de muchos apuros. En parte tiene que ver sin duda con el hecho de que en casa nunca me pusieron a resolver este tipo de labores domésticas.

Claro que puedo cambiar un foco y prender el calentador del agua, pero más allá de esto creo que muchos hombres, sobre todo, somos más bien inútiles en el hogar.

Qué diferente sería todo -imagino-, si en las escuelas hubiera materias que nos ayudaran a enfrentar este tipo de obstáculos sin necesidad de recurrir a terceras personas.

A lo largo de nuestra trayectoria educativa aprendemos muchas fechas, fórmulas matemáticas y reglas de ortografía, pero nadie nos enseña, por ejemplo, cómo llevar finanzas sanas, cómo manejar una tarjeta de crédito, adquirir una hipoteca o planear nuestro retiro.

¿De qué me sirve hoy en día, por ejemplo, haberme quemado las pestañas para memorizar la tabla periódica de los elementos químicos cuando no sé subir un dobladillo o cambiar el cierre de mi pantalón? Algo parecido sucede con la realidad de nuestro país y del mundo entero.

Nos obligan a estudiar los acontecimientos históricos, pero no a entender el momento actual que estamos viviendo. No hay materias donde por ejemplo nos expliquen cómo funcionan las elecciones y cuáles son las funciones específicas de los diferentes poderes y quienes los ejercen.

La mayoría de los mexicanos ignoramos cuáles son las obligaciones y las principales diferencias de un municipio, de un estado o del gobierno federal.

Muchos desconocemos cuáles son nuestros derechos humanos y los que tenemos como sociedad. Los programas educativos diseñados desde un escritorio no siempre cumplen con la misión de forjar seres humanos íntegros.

Pero en este mes de mayo, en que estamos celebrando a las maestras y los maestros en su día, quiero recordar y agradecer a quienes, más allá de su obligación de cumplir con lo que marca el sistema, se toman el tiempo para compartir sus experiencias personales de vida que muchas veces resultan de mayor utilidad que lo que puedes encontrar en toda una biblioteca de libros de texto.

Related Articles

Stay Connected

435,231FansMe gusta
210,607SeguidoresSeguir
3,484,487SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

Latest Articles